Estas magdalenas de fresas y ricotta son mi despedida este año a la temporada de fresas.

Ya sabes que me encanta congelar fresas y mangos (mis frutas favoritas) para disfrutar de ellas durante todo el año y ahora que las fresas terminan temporada y están más baratas, compro un par de kilos que limpio y congelo troceadas para pasarme el año tomando ricos helados y mermeladas caseras.

Pero por supuesto para mí las fresas frescas son las mejores, y en temporada no paro de comprarlas, comerlas y usarlas en mil recetas. Te dejo la receta del bizcocho de fresas y aceite de oliva que tanto gusta en casa y que todos los años repetimos

Y estas magdalenas de fresas y ricotta puedo asegurarte que son una de las rectas que me acompañarán a lo largo del año.

Para hornearlas, yo he usado este molde de popovers que me encanta y que uso mucho en casa para hornear magdalenas, aunque prometo pronto traeros mi receta favorita de popovers. Pero ahora, ¡vamos a por las magdalenas de fresas y ricotta más ricas que hayas probado!

Ingredientes

  • 300 g de harina
  • 190 g de azúcar
  • 11 g de levadura en polvo tipo Royal
  • 3 g de sal marina
  • 240 g de queso ricotta
  • 2 huevos grandes
  • 175 g de leche entera o semidesnatada
  • 65 g de aceite vegetal (yo he usado de girasol pero podéis usar la que tengáis en casa)
  • 8 g de extracto de vainilla
  • 184 g de fresas frescas en cubitos

Para el glaseado de ricotta

  • 50 g de queso ricotta a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar glas
  • unas gotas de extracto puro de vainilla
  • unas gotas de leche

Preparación

Precalentamos el horno a 180 ° C. Engrasamos 16 moldes para muffins (o 8 moldes grandes con spray para cocinar.
En un bol grande, combinamos la harina, el azúcar, la levadura en polvo y la sal.
En otro bol batimos el queso ricotta hasta que esté suave. Agregamos los huevos y la leche, y batimos hasta que esté suave. Agregamos el aceite y la vainilla, y batimos hasta que esté bien combinado.

Agregamos la mezcla de ricotta a la mezcla de harina y con una cuchara de madera o una espátula meclamos hasta que se combinen. Añadimos las fresas.

Dividimos la masa entre los moldes preparados, llenando aproximadamente tres cuartos de su capacidad. Horneamos hasta que un palillo de madera insertado en el centro salga limpio, de 15 a 20 minutos para las magdalenas regulares o de 22 a 27 minutos para las magdalenas grandes.

Dejamos enfriar en los moldes durante 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar por completo en las rejillas.

Mientras preparamos el glaseado. Para ello, en un tazón mediano, batimos la ricotta hasta que esté suave. Agregamos el azúcar glas, la leche y la vainilla. Batimos hasta que quede suave. Rociamos el glaseado sobre las magdalenas justo antes de servir.

Trucos y consejos

  • Los moldes de magdalenas son los estándares de papel de siempre y los grandes tiene una capacidad de unos 160 a 180 ml.
  • Las magdalenas están mejores el mismo día en que se hacen, pero se pueden almacenar en un recipiente hermético a temperatura ambiente o en la refrigerador por hasta 3 días.
  • Congelan bien
  • El glaseado puede prepararse con anticipación y almacenarse en la nevera hasta que esté listo para servir.
  • Raciones: 16 magdalenas o 6 magdalenas grandes como las mías y 6 pequeñas
  • Dificultad: media
  • Tiempo de preparación: 45 minutos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest