El brioche es un bollo que tiene su origen en Normandía /(Francia) y que es un pan con una base de mantequilla que lo hace completamente diferente en sabor y textura a un pan tradicional.

Hay montones de recetas de brioche pero este que te traigo hoy tiene un plus, y es que no necesita amasado. Todo lo hace el reposo lento que vamos a darle por unas horas en la nevera y que hace que quede jugoso, suave y con mucho sabor. Bueno, el reposo y la mantequilla que lleva que le da una textura única.

Lo más importante que que el brioche leve bien y a la primera es la temperatura de los ingredientes que deben estar a  temperatura ambiente. La mantequilla no es un problema si se nos olvida porque vamos a darla derretida, pero si se nos olvidan los huevos en la nevera, podemos meterlos en agua caliente (no hirviendo) durante un minuto para quitarles suavemente le frío. También es importante que le agua que añadimos esté tibia para que active la levadura y el levado sea perfecto.

Finalmente es imprescindible enfriar la masa en la nevera. Vas a necesitar un total de 7 horas desde que empieces hasta que tengas el brioche listo opero merecerá la pena porque no te va a dar ningún trabajo ¡ya verás!

Esta manera de reposar y amasar está basada en una que leí en el libro Bread in 5 de Zöe Francois (@zoebakes), una pastelera americana que hace magia con la harina y de la que ya os he hablado otras veces. Ella igual que hace Daniel Jordá (@daniel_jorda) en muchas de sus recetas de bollería, no amasan infinitamente las masas, sino que sustituyen esos amasados por levados prolongados al frío.

La nevera hace que la mantequilla endurezca y eso hace la masa mucho más manejable. De esta manera, seas o no un experto puedes hacer masas así de ricas

Por último a mi me encanta reposar la masa toda la noche en la nevera porque sale riquísimo, pero te aseguro que con 3 horas el pan sale para ponerle un piso con balcones a la calle. ¡Ya me contaréis!

Ingredientes

  • 170 g de agua tibia (no más de 38 grados)*
  • 6 g de levadura seca de panadero o 18 g de levadura fresca de panadero
  • 8 g de sal
  • 3 huevos grandes ligeramente batidos (que pesaran unos 170-175 g)
  • 90 g de miel
  • 170 g de mantequilla sin sal, derretida
  • 515 g de harina blanca de trigo
  • 1 huevo batido con un poco de agua para pintar el pan

Preparación

Mezclamos la levadura, la sal, los huevos, la miel y la mantequilla derretida con el agua en un bol grande o en un recipiente con tapa.

Añadimos la harina, y usando una cuchara de madera o un mezclador danés (que es mi utensilio favorito para las masas) hasta que incorporemos toda la harina. Es posible que necesitemos mezclar la ultima parte con las manos para que toda la harina quede bien integrada.

Tapamos (no herméticamente) y dejamos reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente dos horas. Metemos en la nevera al menos 3 horas.

Engrasamos el molde generosamente y ponemos encima un papel de horneado engrasado también. I molde mide 30 x 9. Si el tuyo es más pequeño puedes hacer dos panes.

Si haces un solo pan grande:

Cortamos la masa en dos piezas. Como yo hice un solo pan, la corté en 3 piezas iguales y con cada trozo formé una bola. Con ayuda de un poco de más harina formamos una bola tensando la masa ligeramente, rotándola desde abajo formando una bola.

Ponemos la masa sobre el molde, tapamos con papel film y dejamos reposar 90 minutos

Si haces dos panes:

Esta masa da para hacer dos panes más pequeños. En ese caso coges la masa y la cortas en dos bolas, una para cada molde. Con ayuda de un poco de más harina formamos una bola tensando la masa ligeramente, rotándola desde abajo formando una bola.

Ponemos la masa sobre cada molde, tapamos con papel film y dejamos reposar 90 minutos

Precalentamos el horno a 175 grados en función aire caliente o convección y colocando una rejilla en el centro.

Pintamos la parte de arriba del brioche con huevo batido y horneamos unos 45 minutos hasta que esté dorado. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla antes de cortarlo y ¡a disfrutar!

Trucos y consejos

  • Si se nos olvidan los huevos en la nevera, podemos meterlos en agua templada (no hirviendo) durante un par de minutos para quitarles suavemente le frío.
  • *También es importante que el agua que añadimos esté tibia para que active la levadura y el levado sea perfecto, pero no más de 38 grados porque la levadura entonces no trabajaría y la masa habría que tirarla
  • Para el reposo en la nevera de tres horas, puedes dejarlo toda la noche y retomarlo a la mañana siguiente. Es lo que suelo hacer y el sabor de la masa es brutal
  • Tiempo de preparación: 15 minutos y los tiempos de reposo: 2 horas + 3 horas de nevera al menos + 90 minutos + 40 minutos de horno
  • Dificultad: media
  • Raciones: 12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest