“El talento no se basa en tener dones que los demás no, sino en saber utilizarlos”

Receta de Focaccia terminada con ajo y orégano en español

Uno de los cursos que más me ha aportado técnicamente es el que tuve la suerte de realizar en El Alambique con Francisco Tejero, el mejor panadero de España y uno de los mejores del mundo. El maestro panadero dedica su vida al arte de hacer pan, y sobre todo al arte de enseñar cómo hacerlo. Tiene varios libros publicados sobre pan y bollería, seminarios, cursos, asesoramientos, etc. y es aclamado en las universidades más prestigiosas de Europa y de Estados Unidos. Lo difícil lo hace fácil y hoy, toca receta sencilla.

Normalmente imparte cursos en las escuelas de hostelería más prestigiosas del mundo, y de vez en cuando, regala al resto de mortales con un curso sobre la maravilla que es hacer pan en casa. Es simpático, paciente, locuaz y encantador. Responde todas y cada una de las preguntas y siempre tiene una sonrisa para todos. Me impresionó su sabiduría, la naturalidad y la sencillez con la que explica los secretos del pan.

Hace un año fui una de las afortunadas en conseguir plaza en un curso en el que él era el profesor que lo impartía. Nos enseñó un montón de cosas sobre las harinas, las diferencias entre ellas, cómo mezclarlas, cómo hacer la masa madre, cómo saborizar el pan, cómo conseguir hacer unos picos crujientes… Fué como digo uno de los cursos que más me ha aportado y de la mano de uno de los mejores panaderos del mundo. ¡Un lujazo!.

Desde entonces, más de una vez en mi casa desayunamos pan casero, comemos regañás al pimentón de la vera y bollitos de pan payés. Pero lo mejor es personalizar el pan con tantos y tantos sabores posibles: tomate seco, aceitunas, sésamo, pimentón, polvo de setas, jamón, queso, pasas, frutos secos…¡la imaginación al poder!

Teníamos una cena italiana en casa de unos amigos, La Dolce Vita, de la que ya os hable, pues bien, decidí hacer para entonces unos grisinis (picos de pan largos y delgados que sirven en la mayoría de pizzerías y tratorías italianas), y un pan focaccia. Seguí al pié de la letra los consejos del maestro y no podéis imaginaros cómo estaba la focaccia, y lo mejor de todo: Es simple de cocinar, no hace falta ser un experto para conseguir un pan de calidad.

La focaccia es un pan plano italiano que se cubre con hierbas y otros ingredientes y que forma parte muy importante de la gastronomía transalpina. Es un pan con una forma de cocinar parecida a la pizza, pero se empapa en aceite antes de hornearla y está deliciosa bien sola, o acompañada de embutidos. Por eso se puede servir tanto de aperitivo como de acompañamiento del plato principal.

¿Os atrevéis con recetas de pan?. Os aseguró que os merecerá la pena, es fácil y sorprenderéis a vuestros amigos… y lo mejor de todo, no será la primera receta de pan, tengo más en la recámara. ¡Vamos a la cocina!

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: Con robot de cocina 40 min. / A mano 55 min.
  • Comensales: 8 personas

Ingredientes

  • 450 grs de harina de trigo 0,50 €
  • 2 sobres de levadura de panadería 0,64 €
  • 12 grs de azúcar 0,12 €
  • 12 grs de sal 0,05 €
  • 200 ml de agua 0,07 €
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra 0,15 €

Para cubrirla

  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra 0,24 €
  • 4 cucharaditas de orégano 0,13 €
  • 2 dientes de ajo 0,10 €
  • 10 grs de sal maldon 0,20 €
  • un poco de agua 0,05 €

Total, focaccia de aperitivo o acompañamiento para 8 comensales: 2,25 €, lo que supone 0,28 € por persona: “Delizioso!”

Utensilios

  • Una thermomix o batidora con utensilio de amasar, sino, las manos servirán para amasar
  • Si no disponéis de máquinas, tendréis que usar las manos, cuchillo y tabla de cortar, pero se puede hacer sin ningún problema, sólo que tardaréis más.
  • Un bol

Maridaje

¿Que tal un Lambrusco?. Ya sabéis, un buen rosado italiano muy barato y muy rico. Es importante servirlo muy frío y mantenerlo así mientras quede. Yo os recomiendo el de Lambrusco Dulce Medici a 2,99 €.

Elaboración

1. En un vaso mezclar los 80 ml de aceite de oliva, 2 dientes de ajo muy picados y 2 cucharaditas de orégano. Meter en el microondas a media potencia durante un minuto. Reservar.

2. En un bol mezclar 200 ml de agua y los dos sobres de levadura. Mezclar bien. Añadir la sal, el azúcar y la harina. Mezclar con el cuerno mezclador durante 5-8 minutos. Añadir 2 cucharaditas de orégano. Mezclar bien.

3. Poner harina sobre una superficie plana para poder amasar la masa. Amasar con forma de bola dando golpes sobre la mesa espolvoreando un poco de harina sobre la masa.

4. Dejar la bola en un bol y cubrir con un paño húmedo. Dejar reposar durante 1/2 hora hasta que doble el volumen.

5. Cubrir una bandeja de horno con un silpat o un papel de hornear. Cubrir la bandeja de horno con la masa, abriendo la masa cada vez más con ayuda de la yema de los dedos.

6. Con ayuda de una cucharita cubrir la masa con el aceite de ajo y orégano que teníamos reservado en el vaso.

7. Cubrir con papel film y dejar reposar 1/2 hora. Encender el horno con las resistencias arriba y abajo a 200º.

8. Espolvorear con sal en escamas (Maldon) y hornear durante 20-25 minutos. ¡Buon appetito!

Os dejo, como siempre, el video de las fotografías del paso a paso:

PD: Os añado de nuevo abajo en la imagen, el enlace para votar por mi blog al concurso Bitácoras 2012, en la categoría Mejor Blog Gastronómico… ¡Vamos los décimos en la clasificación parcial de esta semana!, así que por favor, si disponéis de un minutillo, pichad abajo y votad por mi candidatura en la categoría correspondiente. Hay que seguir dando guerra, compartidlo con vuestros amigos… ¡Mil Gracias por vuestro apoyo y por vuestro tiempo!. Besos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest