En casa somos super fans de la pasta con boloñesa vegetal desde que mi amiga Tere, de Las Maria Cocinillas me la descubrió hace un par de meses. Tere hace una cocina muy sana y mezcla muchos alimentos no procesados. Una intolerancia durante el último año la ha llevado a experimentar nuevos alimentos y nuevas maneras de cocinar y cuando tienes a una amiga todo el día dale que te pego, al final te entran ganas de probar. Y eso me ha pasado con esta boloñesa vegetal.

En casa somos súper amantes de la cocina italiana y de la boloñesa tradicional, y sobre todo del ragú, pero es verdad que hay veces en las que cuidarse con gusto es un placer y así es la receta de hoy.

Mi boloñesa como os digo, está basada en la de Tere aunque la he modificado ingredientes.he añadido algunos y quitado otros porque creo que Javi, mi hijo, se la va a tomar sin problema con estos cambios. Así que en lugar de usar una base de lentejas, me he decidido a usar verduras, muchas verduras y si os digo la verdad no me puede gustar más el resultado.

Como mi hijo es un poco pensado, la verdad es que pensé en triturarla una vez lista. Sin embargo, tuve la suerte de preparar la boloñesa sin que estuviera delante. Llegó a casa y simplemente la vio en la cacerola ya terminada mientras hervía la pasta.

Se cercó, la olió, dijo que no la comería. Y yo me callé. Al poco tiempo volvió a la cocina y esta vez cogió una cuchara. “Va a probarla”, pensé. Pero yo como si nada no le hice caso. la probó y no dijo nada, y eso en su idioma cuando hablamos de verduras significa “ummm está riquísima”.

Así es como esta boloñesa entró de lleno en nuestras vidas porque he encontrado en ella un aliado para que Javi coma un montón de verduras sin enterarse. Un chute de vitaminas que siempre agradeceré a Tere. espero que a vosotros os guste tanto como a Javi.

 

 

Ingredientes

  • 800 g de tomate triturado (yo uso de la marca Mutti que ya sabéis que me encanta porque tiene 99% de tomate natural y un 1% de sal)
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 3 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 100 g de champiñones portobello
  • 100 g de setas shitake
  • 100 g de setas de cardo
  • 300 g de coliflor
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra OMED variedad
  • 2 cucharadas de hojas de albahaca fresca picada
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1 kilo de pasta (yo usé espaguetis finos, pero podéis usar la que más os guste)
  • 1/4 taza de queso parmesano
  • 1 mozzarella

 

Preparación

Con ayuda de un robot de cocina picar finamente todas las verduras. debemos hacerlo por separado para ir incorporándolas en order según su tiempo de cocción. Si no tenemos robot, podemos rallarlas con un rallador.

En una cacerola calentar el aceite. Pochar la cebolla picada y cuando empiece a quedar transparente, añadir la zanahoria y los dos tipos de pimiento. Dejar cocinar dos o tres minutos y añadir el calabacín.

Terminaremos añadiendo el tomate triturado, las setas, los champiñones y la coliflor y dejar varios minutos hasta que se evapore el agua y quede una salsa espesa.

En ese punto añadir la albahaca y rectificar la sal y la pimienta al gusto. Dar unas vueltas y servir sobre la pasta con queso parmesano rallado y un poco de mozzarella por encima

 

Trucos y consejos

  • Hacer el doble de cantidad y guardar en tarros. Congela muy bien
  • Si lo prefieres puedes triturarla y servirla con arroz, carnes y pescados.
  • Dificultad: fácil
  • Tiempo de preparación: 25 minutos
  • Raciones: 10

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest