Este bocadillo de albóndigas con tomate o polpette della nonna al pomodoro, lo probé en mi última visita a la ciudad eterna hace un par de meses.

Fue en el local de Mara Cipriani y Sergio Esposito, Mordi e Vai, (“muerde y vete”) que se encuentra en el Mercado de Testaccio, Un local que al principio nadie se tomaba en serio y que ahora es un imprescindible de la comida rápida pero auténtica y de calidad. Os aviso que siempre tiene cola, una cola larga pero que merece la pena al 100% guardar porque la recompensa es un bocadillo para no olvidar.

El Mercado de Testaccio se ha convertido en un punto de referencia en la ciudad para comer y Mordi e Vai se ha unido a casi una docena de puestos que sirven comidas de diversos géneros, pero en el que es más popular, es este. Probablemente porque sus bocadillos tienen todo el sabor de una ciudad que sabe a gloria bendita, pero en un formato para llevar. Este de hoy no es el más popular (lo es el alesso di escotona), pero si el que me gustó más.

Este de hoy es el Bocadillo de albóndigas con tomate. Unas albóndigas que esconden el secreto del queso romano y de una salsa de tomate sin la que estas no serían lo que son. Por supuesto, es mi versión de este bocadillo, pero no lo he debido hacer muy mal porque el que lo prueba, ya no quiere otro.

Ingredientes

Para la albóndigas

  • 1 kg de carne picada de ternera y cerdo con 4 salchichas frescas o longaniza fresca sin trripa
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 40 g leche
  • 2 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de queso pecorino rallado (podéis poner parmesano si no encuentras pecorino)
  • sal y pimienta
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharada de perejil
  • 3 cucharadas de leche

Para freirlas

  • 2 cucharadas de harina
  • aceite de oliva para freir

Para cocerlas

para montar los bocadillos

  • unos bollos de pan
  • un poco de mozzarella rallada opcional)

 

Preparación

Rallar con un rallador gordo el queso pecorino y reservar en un bol.

En un bol mezclar todos los ingredientes de las albóndigas y amasar con las manos.

Hacer unas albóndigas del tamaño de una pelota de golf.

Pasar las albóndigas por harina Freír las albóndigas en abundante aceite de oliva caliente.

En una cacerola poner nuestra salsa de tomate casera y añadir las albóndigas. Añadir un manojo de albahaca en trozos y dejar hervir a fuego suave. Esto hará que las albóndigas se pongan más tiernas.

Cuando estén listas, cortar un bollo de pan por la mitad sin llegar a cortarlo del todo. Colocar tres albóndigas y una cucharada de salsa de tomate, unas hojas de albahaca fresca y un poco e mozzarella rallada. Listo nuestro Bocadillo de albóndigas con tomate

Trucos y consejos

  • Prepara las albóndigas y congélalas en porciones para poder hacer tu Bocadillo de albóndigas con tomate cuando más te apatezca
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Dificultad: fácil
  • Raciones: 40 albóndigas aproximadamente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest