Esta Tarta mousse de chocolate blanco rellena de mango es la tarta favorita de Juanje. Es verdad que el postre que le preparé por su cumpleaños fue un tiramisú, que es otro de sus postres favoritos, pero este año hemos tenido varios cumpleaños para poder celebrar con todos de manera separada.

Esta tarta mousse de chocolate blanco rellena de mango es su favorita desde hace muchos años. La primera vez que la probó fue en la pastelería Arte Postre, una de las que mas me gustaba de Málaga y que hace años cerró.

Desde entonces hemos intentado encontrarla en otras pastelerías, pero siempre sin éxito. Así que este año decidí intentar hacerla ¡y el resultado no fue nada mal!

Mi versión es tan fácil de preparar que no lo vas a creer. Unos pocos ingredientes y tendrás en tu nevera la mejor tarta del mundo ¡atrévete!

Ingredientes

  • 1000 ml de nata líquida
  • 300 g de chocolate blanco
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 10 hojas de gelatina
  • 2 mangos
  • 100 g de frambuesas

Para decorar

  • 1/2 mango en cubitos Trops
  • 100 g de chocolate blanco
  • 3 frambuesas
  • una rama de hierbabuena

Preparación

Derretir el chocolate blanco en un tazón 30 segundos en el microondas. Reservar.

Pelar los mangos y trocearlos. Triturarlos con ayuda de una batidora. Separar 5 cucharadas de este puré en un tazón que reservaremos y que nos servirá para decorar la tarta más tarde.

En un tazón con agua fría trocear 3 láminas de gelatina y dejar reposar unos minutos hasta que se hidraten. Escurrir bien el agua y calentar 10 segundos en el micro.

Añadir una cucharada del puré de mango a la gelatina y mezclar bien. repetir otras 5 o 6 veces hasta que la crema de mango esté a la misma temperatura que el bol grande. Mezclar bien y volcar en un molde desmontable ligeramente más pequeño que el molde que vamos a usar para la tarta. Reposar en la nevera hasta que la mezcla haya endurecido y tengamos una crema firme que se pueda desmoldar sin deshacerse.

Cuando el mango haya cuajado,, poner el chocolate derretido en un bol grande. Añadir una cuarta parte de la nata líquida muy fría y batir a velocidad media. Cuando la mezcla comience a estar cremosa, añadir otra cuarta parte de la nata. Volver a mezclar con la batidora eléctrica. Repetiremos hasta que hayamos terminado con toda la nata poniendo justo en ese momento un poco de vainilla.

En un tazón con agua fría trocear 5 láminas de gelatina y dejar reposar unos minutos hasta que se hidraten. Escurrir bien el agua y calentar 10 segundos en el micro.

Añadir una cucharada de la crema de chocolate blanco al bol con la gelatina y mezclar bien. Repetir otras 5 o 6 veces hasta que la crema de chocolate esté a la misma temperatura que el bol grande. Mezclar bien y volcar la mitad en un molde desmontable engrasado en el que habremos puesto un papel o cartón que servirá de base a nuestra tarta. repartir bien de modo que la superficie quede lo más plana posible.

Poner encima la gelatina de mango. Cubrir con la mitad de la crema de chocolate blanco. Aplanar bien la crema y poner las frambuesas repartidas por toda la superficie y hundiéndolas bien. Cubrir con el resto de la crema cuidando que quede bien plana trabajando con una espátula de codo. Meter en la nevera unas horas (lo ideal es dejarla toda la noche)

Reposar en la nevera hasta que la mezcla haya endurecido y tengamos una crema firme que se pueda desmoldar sin deshacerse.

Sacar el mango que habíamos guardado para la decoración de la nevera.

En un bol con agua fría hidratas las dos hojas de gelatina restantes. Cuando estén hidratadas, escurrir y calentar 10 segundos en el microondas. Añadir una cucharada del puré de mango a la gelatina y mezclar bien. repetir otras 3 o 4veces hasta que la crema de mango esté a la misma temperatura que el bol. Mezclar todo. Sacar la tarta de la nevera y volcar el puré de mango sobre la tarta repartiendo de manera igual por toda la superficie. Devolver a la nevera media hora.

Mientras tanto, en un bol derretir el resto del chocolate blanco. Volcarlo sobre un papel de horneado que habremos puesto sobre una bandeja, y con ayuda de una espátula, formar un rectángulo de unos 20 cm por 15 cm.. Arrugar el papel formando pliegues ajustándolo con una pinza de la ropa en cada extremo o con una pesa de modo que la forma quede fija. Pasar la bandeja al congelador durante 15 minutos hasta que el chocolate haya endurecido. Pasado este tiempo, estirar el papel suavemente, de modo que el chocolate mantendrá la forma curva del pale y tendremos unas figuras muy bonitas para decorar la tarta.

Desmoldar la tarta de decorarla con los trozos de chocolate, unas frambuesas y una ramita de hierba buena.

Trucos y consejos

  • La tarta congela muy bien
  • Prueba a rellenarla con puré de tu fruta favorita
  • Dificultad: media
  • Tiempo de preparación: 30minutos más tiempo de enfriado
  • Raciones: 12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest