Cada vez se instaura más entre nosotros el gusto por lo sano, la comida casera y dedicar tiempo a cuidarnos, como con esta lasaña de verduras que os traigo hoy. Hace un tiempo noté que los lácteos me sentaban regular por a noche. Yo soy muy ratona y me encanta el queso, pero cuando por la noche me tomaba un trozo era garantía de noche toledana, de mala digestión y de pesadillas. Hace unas semanas contactó conigo Kaiku. Querían que probara sus productos sin lactosa y encantada les di mi dirección. Entre los productos recibidos, un paquete de queso sin lactosa Kaiku. Estuvo dando vueltas en mi nevera varios días hasta que una noche, tarde y sin cena, me decidí a probarlo. Era un queso gouda, uno de mis favoritos y me tomé un trocito con un par de piquitos, sabiendo que me sentaría regular. Para mi sorpresa dormí como un lirón. Así que volví a tomar otro trozo la noche siguiente, pero esta vez un trozo más grande, y el resultado fue el mismo. Buena digestión y descanso total sin pesadillas.

No. No me he hecho la prueba de la lactosa (no bebo leche porque no me gusta, pero sí que tomo yogures y quesos) y no, no creo que tenga intolerancia como tal, pero la verdad es que mi organismo tolera mucho mejor estos quesos sin lactosa, así que ya siempre los tengo en la nevera para cuando me entran ganas locas de queso. Y es que mis digestiones son mucho más ligeras y sobre todo, ya no tengo que dejar de comer queso por la noche

Tras haber probado los producto Kaiku sin lactosa, os tengo que confesar que son geniales: leches, nata, yogures, quesos.. y tienen un sabor muy rico. Yo siempre pensé que los productos sin lactosa no sabrían igual, que se notaría algo raro, pero os aseguro que estos en una cata a ciega, no sabrías cuáles son.

Así que, #DaElPaso, tú también y pásate a los productos sin lactosa. ¡Te ayudarán en tu día a día igual que a mi!

Hoy os traigo una receta muy primaveral, una lasaña de verduras con bechamel hecha con leche y queso sin lactosa. Un montón de verduras de temporada con una suave salsa bechamel que además ha resultado una magnífica manera de que mi hijo se coma todas las verduras sin protestar. ¡Espero que os guste tanto como a él!

lasaña de verduras

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 17 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 19 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 1 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 2 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 3 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 6 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 10 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 11 (1 de 1)

C200 LASAÑA KAIKU LOLETA 18 (1 de 1)

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 0,14 €
  • 2 berenjenas 0,62 €
  • 2 calabacines pequeños 0,80 €
  • 3 pimientos rojos o verdes 0,35 €
  • 1 brócoli 0,65 €
  • 1 zanahoria 0,10 €
  • 2 cebolletas 0,35 €
  • 1 vaso de vino blanco o rosado 0,30 €
  • unas hojas de albahaca 0,15 €
  • cuatro cucharadas de salsa de tomate casero 0,40 €
  • 1 paquete de hojas de lasaña pre-cocinada (a mi me gusta El Pavo, pero podéis usar la que queráis, incluso pasta fresca para lasagna 1,25 €
  • 3 cucharadas de harina 0,02 €
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 0,14 €
  • 750 ml de leche sin lactosa Kaiku 1,11 €
  • nuez moscada, sal y pimienta negra al gusto 0,10 €
  • 1 sobre de queso rallado sin lactosa Kaiku 1,49 €

Total 7,97 € que entre las seis raciones generosas que salen con estas cantidades, suponen 1,32 €. ¿os imagináis algo más rico por tan poco dinero?

(Post patrocinado por #DaElPaso de Kaiku)

 

Preparación

1. Precalentar el horno a 190º. Poner las hojas de lasagna en remojo en agua caliente.

2. Lavar y picar las verduras. Lo importante es picarlas todas del mismo tamaño. A mi me gusta picarlas en cuadradillos pequeños, pero podéis cortarlas en tiras si lo preferís.

3. En una cacerola grande poner a calentar el aceite y añadir las cebolletas y el pimiento troceado. Cuando estén blandos añadir los calabacines y las berenjenas con la zanahoria.

4. Pasados un par de minutos, añadir el brócoli y dar unas vueltas. Añadir el vino y un vaso de agua. tapar y dejar cocer unos 10 minutos.

5. Pasado este tiempo, destapar y subir el fuego hasta que el líquido evapore casi en su totalidad. Añadir entonces el tomate frito y dar unas vueltas. Apartar del calor y reservar.

6. Preparar entonces la bechamel. Calentar la leche en el micro o en un cazo. En una cacerola, calentar el aceite y añadir la harina. Con ayuda de una espátula o cuchara de madera, mover hasta que la harina se haya tostado.

7. Comenzar entonces a añadir la leche poco a poco dejando que cueza a fuego medio-bajo, sin parar de mover con unas varillas para que no se formen grumosos aún así se formaran grumos, podemos quitarlos con ayuda de una batidora eléctrica.

8. Salpimentar al gusto y añadir media cucharadita de nuez moscada. Dejar cocer durate al menos 10 minutos para que la harina se cocine bien y no sepa a crudo. rectificar de sal, pimienta y nuez moscada si fuera necesario. Apartar del fuego.

9. En un recipiente apto para horno, poner las hojas de pasta de lasagna cubriendo bien el fondo del molde. Poner una capa de verduras y cubrir con una capa de bechamel. Espolvorear de queso rallado y cubrir con otra capa de hojas de pasta de lasagna. Repetir estos pasos hasta que el molde esté lleno. Terminaremos con bechamel y queso rallado por encima. Hornear durante unos 20 minutos.

 

Trucos y consejos

  • Utiliza tus verduras favorita
  • Añade uns semillas de calabaza para dar un toque extra crujiente
  • Dificultad: fácil
  • Tiempo de preparación: 1 hora y media
  • Raciones: 8

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR