Me encanta la mermelada de melocotón y fresas. En realidad me gustan todas, la de mango quizás mi favorita pero me gustan todas las caseras.

Lo único malo es que soy a la única que le gustan en casa, de modo que cuando abro un bote me tiro muchas semanas comiendo de la misma.

Si abro varios tarros a la vez de diferentes frutas, al final casi siempre termino desperdiciado alguna que se pone mala, así que he decidido hacerlas combinadas que además de quedar preciosas me permiten tener un solo bote abierto cada vez.

La idea la cogí de Edd Kimber, The Boy who Bakes , un chico inglés al que sigo hace tiempo y que participó en un concurso de pastelería en Reino Unido. El es pastelero profesional y me encantó esta idea de mermeladas mezcladas en un solo bote.

Así que vamos con mi receta para estas mermeladas que casi puedes usar en casi todas las frutas.

Ingredientes

Para la mermelada de fresas

  • 500 g de fresas -me gusta usarlas frescas pero también puedes usarlas congeladas, aunque en este caso necesitarás más tiempo para conseguir que quede espesa.
  • 350 g de azúcar – puedes poner hasta 500g pero no me gusta que sea demasiado dulce si las fresas son de temporada, así que mejor ir probando. Si son congeladas lo normal es que necesites más azúcar porque las fresas suelen estar más ácidas
  • 1 cucharada de extracto puro de vainilla
  • el zumo de medio limón

Para la mermelada de melocotón

  • 500 g de melocotones
  • 350 g de azúcar
  • 1 cucharada de extracto puro de vainilla
  • el zumo de un limón

Preparación

Lavamos y limpiamos las fresas quitándoles el rabito. Las troceamos.

En un cazo ponemos la fresas con el azúcar. Dejamos cocer a fuego medio durante unos 20 minutos quitando la espuma que pueda aparecer en la superficie.

Añadimos el zumo de limón y la vainilla, dejamos cocer durante otros 15 minutos hasta que la mermelada haya espesado y tenga una textura algo consistente.

Para la mermelada de melocotón, pelamos y cortamos en trozos pequeños los melocotones. Los ponemos en un cazo con el azúcar y el limón y dejamos cocer unos 15 minutos. Añadimos la vainilla y movemos bien.

Para saber si la mermelada está en su punto, ponemos sobre un plato una cucharada de mermelada. Con ayuda de una cucharita hacemos un surco en la mitad. Si se queda separada y el surco o vuelve a unirse, es que está lista. Si el surco se une, entonces es que aún le queda un poco.

Para esterilizar los tarros los lavamos bien. Ponemos en una cacerola separando las tapas de los tarros y hervimos durante tres minutos. Estos son los tarros que yo uso para mis mermeladas.

Pero en mii opinión, para esterilizar los tarros, lo más fácil es usar el microondas. lavar bien los tarros. dejar medio dedo de agua en cada uno y calentar a potencia máxima durante un minuto en el microondas. Mientras tanto en un cazo con agua hervir las tapaderas durante tres minutos. Rellenarlos .

Ponemos la mermelada llenando el tarro esterilizado hasta la mitad con una de las dos mermeladas. Terminamos de rellenar con el otro y les hacemos el vacío cerrando bien cuando aún está la mermelada muy caliente. Damos la vuelta a los taros y dejamos que se enfríen boca abajo.

Trucos y consejos

  • Puedes usar xilitol (la misma cantidad de azúcar) o dos cucharadas de pasta de dátiles para endulzar. En este caso añade 1 cucharada colmada de semillas de chia para espesar la mermelada ya que al no usar azúcar la mermelada no espesará igual.
  • Puedes usar tu fruta favorita
  • La mermelada te aguantará bien en los tarros un par de meses
  • Dificultad: media
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
  • Raciones: 3 tarros de 350 g aproximadamente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest