“Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.”

Tarta helada de chocolate y crunchies en Español

La lista de ingredientes para la cesta de la compra, descárgatela en PDF

Después del bonito post sobre Londres: Would you like a cup of tea?, con motivo de los JJOO, el listón ha quedado alto. Espero en éste, poder cumplir las expectativas levantadas. Era el cumpleaños de uno de nuestros buenos amigos y aunque no había celebración especial, quedamos para comer: piscina, dos paellitas y postre… ¡lo pasamos genial! Verano, calor, niños ¿qué postre más idóneo que una tarta helada?.

Buceando en la red, me topé con “La receta de la felicidad”, un blog de los imprescindibles y consolidados que causan sensación (famoso internacionalmente por su aparición en el Wall Street Journal con su espectacular Brownie en cáscara de huevo) del que me habían hablado varias veces y nunca había visto. A mi marido le encantó la idea y entendí que era el momento de hacer la Tarta de helada de chocolate, pero como siempre con mi toque personal, entre otros, le añadí crunchies (chocolatinas). En la receta original se le añade almendra picada por encima.

El helado tampoco lo compré, lo hice natural en la heladora, con una deliciosa crema de nata, yemas y… los crunchies, mis chocolatinas de Cadbury favoritas.

No las encuentro habitualmente en España, salvo supermercados en ingleses, así que cada cada vez que las veo por ahí, soy capaz de comprar 15 o 20 del tirón, y así las guardo para mis postres. Están buenísimas. Es una especie de caramelo seco bañado en delicioso chocolate Cadbury’s y dan mucho juego porque siempre añaden textura crujiente. Las uso mucho picadas sobre mis tartas pero en esta ocasión, además también las piqué en el helado.

La última vez que me hice con un buen puñado, fue en cuando me acerqué a Gibraltar. Me volví un poco loca acopiando material en Morrison´s, un hipermercado inglés en toda regla donde podéis comprar lo mismo que en Gran Bretaña pero sin tener que viajar a la Isla… ¡hasta el salmón escocés!.

Como ando cerca, el plan más interesante es dar una vuelta por Gibraltar. Ir de compras ya no resulta tan atractivo como hace 20 años, primero porque aquí ya tenemos de todo, y segundo porque tampoco suelen encontrarse ya prendas atractivas, sin embargo, sigue siendo una buena opción para hacerte con perfumes, tabaco, licores y por supuesto… los productos británicos del supermercado Morrison’s. Comer dentro del peñón también ha perdido el encanto que podía tener a priori, todo fast food: Mac Donalds, Pizza Hut… que no parecen una opción demasiado atractiva. Sin embargo sí lo podéis hacer en alguno de sus pubs como O’Reillys , o en algún “fish and chips” como el aconsejable Roy’s Cod Place, donde os encontraréis como en Inglaterra sin estarlo. De más categoría, aunque algo más caro, el Theatre Royal Bar & Restaurant.

Salvo que tengáis el mismo interés que los anglosajones o norteamericanos por conocerla, una jornada es suficiente (supongo que el hecho de ser colonia y paraíso fiscal les atrae bastante, como a nosotros Mónaco, por ejemplo). Si tuviérais que pernoctar por allí, sobre todo en verano, aprovechad y escapaos mejor a Tarifa o Zahara, por ejemplo. Están más apartados, pero no hay color.

Lo que sí es verdad, es que es simpático y divertido andar por sus calles porque uno puede llegar a creer que está en una ciudad inglesa, con sus detalles anglosajones, pero edificios coloniales y costumbres británicas, si no fuera porque la mayoría de sus habitantes hablan la mezcla entre un español gaditano muy gracioso que lo unen con mucho arte con el inglés más… ¡inglés!.

Lo que más llama la atención, aparte de abrir los informativos de vez en cuando por su situación y las compras, son los monos del peñón. Existe una colonia de monos impresionante, gracias a la cual no soporto a estos… lindos animalitos, que de pequeña, se ensañaron con mis coletas, I hate them!… huyo de ellos cada vez que me los encuentro en alguna parte del mundo, pero es verdad que son de las atracciones que más entusiasman a los visitantes.

Volviendo a la tarta, si no tenéis heladora (yo tengo la suerte de tener unos amigos maravillosos que me la regalaron un año por mi cumple), siempre podéis comprar el helado en una buena heladería, elegid el sabor que más os guste que vaya bien con el chocolate y os animo a que le añadáis vuestro topping favorito: conguitos picados, m&ms, kit-kat en trocitos… lo que el cuerpo os pida que pueda hacer el helado más divertido… ¡si cabe!

Cierto es que tenía poca fe al principio porque el bizcocho, lleva entre los ingredientes una taza de café o de agua caliente que hace que la mezcla quede como si fuera un chocolate a la taza, pero la verdad es que queda muy conseguido y nadie notó el sabor a café (aunque yo le puse solo una pizca de Nescafé porque la tarta la iban a comer también los niños). Solo una cosita más… very important!: tened en cuenta que la tarta debe reposar una noche en el congelador (preferible) o al menos 6 horas.

Resumiendo, gracias a Sandra por la receta, gracias a mis amigos por el buen rato que pasamos, gracias a los que me regalaron la heladora… y por supuesto a vosotros… ¡Gracias por pasar por aquí de vez en cuando!. La tarta encandiló a todos los que la probaron, es ideal para el verano, y sinceramente sólo espero que a vosotros también os encante. ¿Manos a la obra entonces?.

PD: He incluido una lista de ingredientes en PDF bajo la relación de ingredientes con el fin de poder descargarosla en cualquier momento o lugar con conexión a internet fija o móvil, por ejemplo, cuando vayáis a hacer la compra, estéis en el super y os preguntéis: ¿Que llevaba tal receta?… le dais a descargar la Lista de ingredientes para la cesta de la compra en PDF y… ¡listo! ya lo lleváis con vosotros. Me lo recomendó Pablo, y creo que es muy buena idea para facilitaros las cosas. Gracias Pablo.

.

  • Nivel de dificultad: Intermedio
  • Para 10 personas
  • Tiempo de preparación: 60 minutos + Una noche en el congelador

Ingredientes

Para la tarta:

  • 200 gr. de harina 0,19 €
  • 300 gr azúcar 0,30 €
  • 90 gr. de cacao puro en polvo 0,25 €
  • 1 cucharadita de levadura Royal 0,15 €
  • 1 pizca de sal 0,05 €
  • 2 huevos 0,22 €
  • 200 ml de buttermilk (o 200 ml de leche más una cucharada de vinagre, o un yogur cremoso desnatado Danone) 0,75 €
  • 125 g de mantequilla derretida 0,50 €
  • 200 ml de café recién hecho (o un vaso de agua caliente, y un sobre de descafeinado soluble, o un vaso de agua caliente con un poco de nescafé que es lo que yo puse) 0,25 €
  • 1/2 litro de vuestro helado favorito y dos chocolatinas Crumchies picadas 4,00 €

Para la cobertura:

  • 200 ml de nata para montar 0,50 €
  • 50 g de mantequilla 0,20 €
  • 250 g de chocolate para fundir (del chocolate tipo postres o cobertura) 1,35 €
  • 2 chocolatinas Crunchies 1,00 €

Total 9,71 € entre diez personas 0,97 €. Una receta muy original y deliciosa. Una tarta ideal para una merienda o un postre en estos días de verano en los que tanto apetece algo fresquito.

La lista de ingredientes para la cesta de la compra, descárgatela en PDF

Utensilios

  • Horno
  • Vitro
  • Cazo
  • Cuchillos y tablas de cortar
  • Sartén
  • Molde apto para el horno

Maridaje

Este plato va muy bien con un vino dulce. Hay infinidad de variedades nacionales y extranjeras y en esta ocasión me decanto por un vino dulce Pedro Ximénez Dulce Viejo a 8,69 €.

Preparación

1. Engrasar un molde apto para el horno. Lo ideal es disponer de dos moldes iguales. Si no los tenéis podéis bien hornear un solo bizcocho y cortarlo por la mitad, bien hornear primero la mitad de la masa en el molde y luego la otra mitad de masa, de modo que tengamos dos bizcochos. A mi, si me dais a elegir, me gusta usar dos moldes. No hace falta que sean moldes caros, e incluso podéis hacerlos en moldes de usar y tirar de los que venden en Mercadona, por ejemplo, teniendo en cuenta que hay que engrasarlos bien y ponerles un papel vegetal en el fondo para que el bizcocho se despegue bien. Como ya os he dicho otras veces, no debéis usar moldes desmontables para hacer bizcochos ya que la mezcla se sale. Encender el horno a 180º.

2. Mezclamos los ingredientes secos: harina, azúcar, cacao, levadura y sal.

3. Añadimos los huevos batidos, el buttermilk, la mantequilla fundida y mezclamos bien.

4. Cuando esté todo integrado, agregamos el café, y mezclamos de nuevo. Va a quedar una masa muy líquida de bizcocho, parece chocolate caliente en lugar de masa de bizcocho.

5. Repartimos la mezcla entre los dos moldes, y horneamos unos 20-25 minutos

6, Mientras tanto yo preparé el helado de nata con yemas. Una vez terminado de mezclé las dos chocolatinas troceadas. Para ello golpeé varias veces las chocolatinas con el rodillo de madera.

7. Una vez que los bizcochos estén terminados, sacarlos del horno y dejar que se enfríen durante unos 15 minutos en los moldes. En el caso de que hayáis horneado un solo molde, tendréis que esperar a que el bizcocho esté totalmente terminado para poder cortarlo por la mitad.

8. Sacamos el helado unos minutos antes para que esté manejable.

9. Cogemos un molde desmontable alto del tamaño de nuestros bizcochos, y ponemos una base de papel de hornear, para que luego sea más fácil desmoldarlo. Mis moldes desmontables son más grandes que mis moldes de bizcochos, así que yo usé un papel de acetato que tenía guardado de una tarta anterior (intento ser muy previsora). Si no tenéis, podéis hacer un aro de papel vegetal uniéndolo con papel celo.

10. Colocar el bizcocho dentro del aro de papel.

11. Colocamos la capa de helado encima, y con mucho cuidado cubrimos con el otro bizcocho. La ponemos sobre un papel vegetal. Meterla en el congelador toda la noche.

12. Al día siguiente preparamos la cobertura de chocolate. Para ello, hervimos la nata en un cazo, retiramos del fuego y agregamos el chocolate troceado y la mantequilla. Removemos hasta obtener una crema homogénea y dejamos enfriar un poco.

13. Sacamos la tarta del congelador, y verter sobre ella la crema de chocolate. Yo usé otros dos crunchies para decorar, espolvoreando una por encima y otra para adosarla al canto de la tarta. Volver a colocar la tarta en el congelador. Sacarla cinco minutos antes de servir para que tome un poco de temperatura ambiente y se pueda cortar mejor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest