Los Mushi-pan son unos pastelitos japoneses a suaves, ligeros y esponjosos que son sorprendentemente fáciles.

Puedes disfrutarlos como un desayuno o una merienda después del colegio y aunque tiene muchas versiones, hoy os traigo mis dos favoritas: la de vainilla y la de chocolate.

La diferencia principal entre estos pastelitos y una magdalena es la manera en que se cocinan: los Mushi-pan se hacen al vapor y no necesitan horno. Su origen se remonta al fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando la importación de harina en Japón comenzó a hacerse popular y los japoneses comenzaron a comer pan cocinado al vapor.

Los Mushi-pan que más se encuentran en Japón son los de queso pero yo me enamoré de estos de chocolate y no he parado hasta encontrar una receta que me gustara. Son muy fáciles y rápidos de preparar y son ideales para hacerlos con niños en casa.

Además los Mushi-pan congelan muy bien y podemos tenerlos ya preparados. Para que estén esponjosos y suaves de nuevo, solo hay que calentarlos al vapor un par de minutos, aunque con los fáciles que son de preparar yo siempre los tomo recién hechos.

Ingredientes

Para los pastelitos de vainilla

  • 60 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 huevo grande
  • 2 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • un pellizco de sal

Para los pastelitos de de chocolate

  • 60 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 7 g de cacao puro en polvo
  • 1 huevo grande
  • 3 cucharadas de leche
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 25 g de chocolate troceado
  • un pellizco de sal

 

Preparación

Cubrir la tapa de nuestra olla vapor con un trapo para evitar que el vapor caiga sobre los pastelitos.

Llenar la cacerola de agua hasta la mitad. Tapar y dejar hervir.

En un tazón pequeño, combinar la harina y la levadura en polvo, la sal y el azúcar mezclar bien

En un tazón mediano, mezclar el huevo, la leche, el azúcar y el aceite hasta que se mezclen.

Volcar el tazón de huevo en el tazón de harina y mezclar hasta que esté suave.

Rellenar los moldes de magdalena y ponerlos sobre la bandeja al vapor. Tapar y cocinar durante 8 minutos. Comprobar con un palillo que el bizcocho está bien cocido y dejar enfriar en una rejilla. Servir caliente o a temperatura ambiente.

Repetir con los ingredientes de los bizcochos de chocolate. En un tazón pequeño, pondremos la harina y la levadura en polvo, el cacao en polvo, la sal y el azúcar mezclar bien

En un tazón mediano, mezclar el huevo, la leche, el azúcar y el aceite hasta que se mezclen.

Poco a poco añadiremos a la mezcla de huevo, la mezcla de cacao cuidando que todo quede bien integrado. Con ayuda de un cuchillo, picar el chocolate y añadirlo a la mezcla.

Rellenar los moldes de magdalena y ponerlos sobre la bandeja al vapor. Tapar y cocinar durante 12 minutos.

 

Trucos y consejos

  • Podéis añadir una cucharadita de té matcha a la mezcla de vainilla, añadiendo una cucharada de leche extra y obtendréis unos deliciosos mushis de matcha
  • se mantienen bien un par de días pero como están más ricos es recién hechos
  • Tiempo de `reparación: 9 minutos
  • Raciones: 4 pastelitos de cada clase
  • Dificultad: fácil

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest