Esta galette de peras y queso gorgonzola con nueces es uno de los aperitivos que no va a faltar en mi mesa en las fechas que vienen

Su combinación de sabor la hace muy original y su forma de galette la hace además muy bonita y elegante, de modo que esta galette de peras y queso gorgonzola con nueces resulta deliciosa para todos en casa.

Puedes además cambiar las peras por manzanas y el gorgonzola por tu queso cremoso favorito como camembert, brie, o queso de cabra y el crujiente de la masa le da una textura increíble.

Pero lo mejor de esta galette de peras y queso gorgonzola con nueces además de su sabor, es que se sirve tibia o a temperatura ambiente lo que hace que podamos prepararla con antelación sin tener que estar pendiente de ella en el horno hasta el último momento.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 325 g de harina
  • 225 g de mantequilla sin sal, cortada en cubos
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 60 ml de agua fría (es posible que no termines usando la cantidad total)
  • 1 cucharadita de romero fresco picado

Para el relleno:

  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 puerros medianos, limpios y en rodajas finas, solo partes blancas
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 1 cucharada de mostaza Dijon
  • 125  ml de crema espesa Tulipán Rama
  • 1 cucharadita de romero fresco picado
  • 180 g de queso gorgonzola
  • 2 peras grandes en rodajas finas
  • 60 g de nueces picadas
  • 1 huevo batido con 1 cucharada de agua

Preparación

Para hacer la masa en un bol, mezclar la harina, la mantequilla, el azúcar, el romero y la sal con las yemas de los dedos hasta que la mayoría de los trozos grandes de mantequilla se aplanen o se rompan.

Incorporar la cantidad agua fría en la harina hasta que la mezcla se una y forme una bola uniforme.

Formar una bola y luego aplastar en un disco. Envolver en papel film y enfriar durante al menos media hora.

Para el relleno, derretimos la mantequilla en una sartén mediana a fuego medio-alto. Agregamos los puerros y cocinamos, hasta que estén blandos, aproximadamente 5 minutos.

Sazonamos con sal y pimienta, luego añadimos la mostaza de Dijon, la nata,  1 cucharadita de romero. Cocinamos hasta que la nata se haya reducido a la mitad y la mezcla esté espesa, unos 5-8 minutos. Rectificamos de sal y dejamos atemperar.

Precalentamos el horno a 190 °C. Cubrimos una bandeja de horno con una hoja de papel de hornear.

En una superficie enharinada, extendemos el disco a un círculo de aproximadamente 30 cm de diámetro. Colocamos suavemente la masa en la bandeja de horno (yo lo hago con ayuda de un rodillo para evitar que se me rompa).

Con ayuda de un cuchillo bien afilado, cortamos la pera en ruedas finas. Es más fácil hacerlo con la pera entera, piel incluida porque luego queda mucho más bonita. Luego cortamos cada loncha por la mitad y las vamos poniendo sobre la tarta hasta cubrirla por completo.

Extendemos la mezcla de puerros de manera uniforme sobre la masa, dejando un borde de 4 cm en el exterior. Desmenuzamos el queso gorgonzola encima, luego colocamos las peras por encima. Espolvoreamos con la cucharadita restante de romero, sal, pimienta y nueces picadas.

Cuidadosamente doblamos la parte de masa que hemos dejado sin relleno hacia arriba y sobre el relleno para formar un borde de unos 2 -3 cm.

Pintamos el borde con el huevo batido con un poco de agua y horneamos 35-40  minutos hasta que la corteza esté dorada. Dejar enfriar durante 30 minutos antes de cortar. Servir tibio o a temperatura ambiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest