“Aprendí que no se puede ir marcha atrás. Que la esencia de la vida es ir siempre hacia adelante”

Torrijas: mi versión contemporánea

Ya huele a azahar, los almendros hace tiempo que están en flor y el sol empieza a picar un poquito más. Anochece más tarde y huele a incienso por las calles. No hay duda: la Semana Santa está en puertas y con ella las tortillitas de bacalao, el potaje de espinacas, las gachas, las migas con chocolate y otros tantos platos típicos de esta época.

La Semana Santa en Andalucia ya sabéis que la vivimos de una forma especial, comienza la primavera y se unen los sentimientos propios cofrades y los inicios del buen tiempo. Estamos ante los preparativos de la Semana Santa y por eso hoy toca el plato por tradición: las torrijas. Las que os he preparado me las romendó mi amiga Alicia, maestra entre las maestras de cocina y como no podían ser de otra forma, son super originales, distintas a las de siempre, y riquísimas.

Son unas torrijas que aunque para algunos no lo son realmente porque no llevan huevos ni canela, gustan a todos. No esperéis el sabor tradicional de las torrijas porque no lo encontraréis. Se trata de torrijas muy originales hechas con leche de coco y cubiertas de un crujente caramelo. Le daréis un toque distinto a las de toda la vida.

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Para 6 personas
  • Tiempo de preparación: 15 min.

Ingredientes

  • 1 lata de leche de coco 1,85 €
  • 1 pan de molde tipo brioche o dulce de leche (si no lo encontráis podéis usar pan de molde especial para torrijas, pero en este caso, tendréis que añadir a la leche de coco dos cucharadas de azúcar glas) 1,00 €
  • 10 cucharadas de azúcar 0,30 €
  • un poco de agua 0,05 €

Total, 3,20 € para seis personas. ¡Increíble! y baratísimo de precio

Preparación

1. Abrir la lata de leche de coco y volcar sobre un plato hondo. Deshacer bien los grumos con ayuda de un tenedor. Si el pan que vamos a usar no es brioche o de leche, este es el momento de añadir las dos cucharadas de azúcar glas. En este caso, mezclar con cuidado hasta que esté bien incorporada.

2. Colocar sobre un plato las rebanadas de pan. Sobre cada rebanada, poner un par de cucharadas de leche de coco. Esperar un par de minutos hasta que se haya absorbido bien.

3. Dar la vuelta a las torrijas y añadir otras dos cucharadas de leche de coco por esta cara. Dejar reposar un par de minutos.

4. En una sartén ponemos 3 cucharadas de azúcar y un poco de agua. Cuando el almíbar esté gordo (cuando empiece a hacer pompitas y el azúcar esté espeso), añadir las torrijas. Tostar un poco hasta que tome un poco de color, y entonces le damos la vuelta. Tostar por el otro lado. Debe quedar con un color dorado caramelo. De ahí, que aparezcan tostadas.

5. Pasar a un papel vegetal de cocina, y dejar secar las torrijas, para que seque el caramelo. No las pongáis directamente sobre un plato en el que las sirváis porque al secarse el caramelo, se quedarían pegadas.

6. Repetir la operación hasta que se hayan caramelizado todas las torrijas.

7. Una vez que el caramelo se haya enfriado, pasarlas a un plato. Yo las sirvo solas, pero Alicia me recomendó servirlas recién hechas con un poco de helado, que también están exquisitas. Es otra forma distinta de preparar las torrijas de toda la vida. ¡Espero que os gusten!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest