“No tengo fuerzas para darme por vencido”

Por fin llegó el día, el día de Acción de Gracias. Es el día grande de la familia en Estados Unidos y Canadá. Desde sus orígenes se ha celebrado en distintos días de Febrero y Octubre, pero en 1941, el Presidente Roosevelt fijó el Día de Acción de Gracias en el último jueves de Noviembre, en pleno Otoño, y desde entonces se mantiene el día de la celebración.

Thanksgiving day surge como una fiesta cristiana para celebrar el fin de la cosecha. La primera vez fue en Plymonth en 1623. Fué una cena de hermandad entre indios aborígenes y cristianos inmigrantes agradeciendo lo buena que había sido la cosecha después de una época dura.

En 1777 se declaró finalmente como fiesta nacional. En casi cinco siglos de historia se ha convertido en la fiesta más importante y en ella los americanos dan gracias a Dios por todas sus bendiciones y misericordias durante el año, pero sobre todo se ha convertido en la fiesta familiar más importante de todas..

Para ellos, eso incluso más significativa que el día de Navidad. En Estados Unidos las distancias son inmensas, pero en Thanksgiving, todos recorren miles de kilómetros para estar unidos para la cena. La familia se reúne entorno a un verdadero banquete, y normalmente comienza con una oración de gracias. El plato principal es el pavo asado servido tradicionalmente por una salsa de arándanos rojos. Se añade además verduras, boniato y salsa gravy. De postre pastel de nueces pecanas, aunque el más popular es sin duda el pastel de calabaza. Lo disfrutan como nosotros lo hacemos con el día de Nochebuena.

Al día siguiente tiene lugar el Black Friday o viernes negro en el cual se inicia la temporada de compras para Navidad con grandes descuentos y rebajas en algunos estados. Entre otros, Apple lo ha puesto de moda en el resto del mundo.

Mi amiga Cris es la culpable de que ahora celebremos esta fiesta en casa con amigos. Ella siempre prepara unas deliciosas cenas de Acción de Gracias, para continuar con la costumbre que adquirió en Estados Unidos. Organiza unas Thanksgiving espectaculares, y a ella debo buena parte de las recetas que hoy voy a presentaros… ¡Cris, va por ti!. Como veréis, esta cena encaja perfectamente en una cena de Nochebuena o comida de Navidad nuestra, así que espero que os animéis a preparar un poco de todo. De hecho, las publicaré en serie hasta Navidades, de ahí el Título: De Thanksgiving a Navidad, para que las podáis aprovechar las recetas desde el otoño al final del invierno.

La cena de Acción de Gracias, igual que pasa con nuestra cena de Nochebuena, requiere preparación de antemano, ya que de otro modo, no habría forma de poder preparar tanta comida con tantas horas de horno. Tened en cuenta que la semana de antes se ha de encargar el pavo y las verduras menos comunes (por ejemplo la salvia, que en muchos sitios aún no es común encontrar).

Unos días antes hay que elegir la vajilla, la cristalería y la mantelería, para tenerlo claro el día de la cena, y que no haya que improvisar en el último momento. Esto ayuda además a aligerar la carga de trabajo del último día. Siempre es bonito además pensar en la decoración con tiempo. No tienen porque ser flores, o no solo flores. Hay que echar mano de la imaginación. Y ayudadnos de la época del año en la que estamos: el Otoño. Yo opté por decorar con velas y frutos secos: nueces, castañas, maiz, mazorcas, calabazas… que dan una aire otoñal y cálido muy bonito a la mesa.

En nuestro caso éramos un montón y la mesa de comedor no daba para más, así que decidí organizar una cena buffet en la que además cada comensal se sirve de lo que quiere y cuanto quiere: mucho más sencillo, práctico y también mucho más informal.

El Pavo asado es el plato principal alrededor del cual gira la cena de Acción de Gracias. En Estados Unidos los pavos que se sirven en la cena pesan entre los 10 y los 11 kilos, mientras que los que normalmente encontramos en los mercados españoles, pesan entre 5 y 6 kilos y medio. A la hora de prepararlo hay muchas versiones: deshuesado, con los huesos, relleno,…

En mi caso preparé un pavo de seis kilos con huesos que rellené con verduras que más tarde sirvieron de base para mi salsa Gravy. Espero que os guste. Lo que os puedo asegurar de esta receta es que el pavo resulta tan jugoso que casi no quedan sobras.

Mi hijo llevaba mucho tiempo pidiéndome que hiciera un pavo asado entero con patatitas y tomatitos alrededor, como los que muestran los dibujos animados y las películas, así que que mejor ocasión que, Otoño, Thanksgiving day y los secretos de la receta de Cris: Sus ingredientes y los tiempos de asado, y ¿cómo no?, salió tiernísimo y perfecto. Es una receta idónea para un plato espectacular que gustará a todos, así que animáos para una ocasión más que especial… ¿Te atreves a aprovechar esta receta para Navidad?

  • Nivel de dificultad: Difícil
  • Tiempo de preparación: 3 + 2 horas (y el día anterior)
  • Comensales: 12 personas

Ingredientes

  • una pavita de seis kilos (hay que calcular como 1/2 kilo por persona, pero si ponéis más cosas con 350 grs será suficiente) Dicen que la pava es algo más tierna que el pavo. 26,00 €
  • 1 naranja 0,15 €
  • 2 vasos de vino, preferible oloroso, pero si no tenéis, usad tinto 1,13 €
  • 2 vasos de brandy (cognac) 1,11 €
  • 2 pastillas de avecrem 0,07 €
  • 2 cebollas 0,40 €
  • 1 rama de apio 0,75 €
  • 4 zanahorias 0,18 €
  • dos cucharadas de hierbas mezcladas: tomillo, romero, orégano, pimienta negra molida, hierbabuena, albahaca 0,55 €
  • 200 grs de manteca de oca (si no la encontráis podéis usar mantequilla) 0,99€
  • un puñado de sal gorda 0,05 €
  • un manojo de salvia fresca (se puede sustituir por otra hierba que os guste si no la encontráis) 1,20€
  • dos manzanas 0,35 €
  • hilo de bridar carne 0,05 €
  • 1 vaso de agua 0,01 €

Total para 12 personas (y os sobrará seguro) 31,38 €, por persona son 2,62 €. Delicioso, navideño y muy económico para cantidades importantes.

Utensilios

  • una bandeja de horno
  • una rejilla de horno
  • nevera
  • una jeringa
  • un termómetro de cocina
  • utensilios varios: bloes, tablas, cubiertos, etc.

Maridaje

Hace poco pude disfrutar de a una cata en la Bodega Vetas de Arriate (Serranía de Ronda, Málaga), lo resume una sola palabra: Increíble. Son vinos de guarda, que aguantan muy bien en botella, de poca producción (apenas una hectárea) de cultivo y elaboración completamente artesanal en barricas de roble francés. Monoparietal y uva Petit Verdot 100%, el Tinto Gran Reserva 2004 es impresionante y contundente. Muy indicado para una sesión gastronómica bien sentados como ésta. Es potente y con sabor sutil a madera al final. No tienen nada que envidiar algunos vinos de la Sierra de Málaga como éste, a los grandes de las denominaciones de origen más conocidas. Su precio, 41,66 €

Preparación

1. El día de antes del horneado se macera el pavo. En una fuente grande se colocan las cebollas cortadas en rodajas, el apio picado y las zanahorias cortadas en ruedecitas. Se coloca el pavo sobre la base de cebolla, apio y zanahorias; y se le exprime por el todo el cuerpo la naranja, un vaso de vino y medio de agua.

2. A continuación se le ponen las hierbas por encima. Con ayuda de una jeringa se inyecta en el pavo el vaso de brandy. Se deja reposar toda la noche en la nevera, preferible con un film de plástico por encima.

3. Al día siguiente se escurre el pavo y se reservan las verduras.

4. Precalentar el horno a 200º.

5. Se hace una mezcla con la manteca de oca, un puñado de sal gorda y la salvia picada y se masajea el pavo entero (por arriba y por abajo).

6. Se limpian las dos manzanas. se mezclan con las verduras que habíamos reservado de la maceración del pavo. Con esta mezcla se rellena el pavo.

7. Con ayuda de cordel para bridar, se ata el pavo de manera que las patas queden unidas y el cuerpo quede apretado.

8. Se coloca el pavo en una rejilla y debajo se pone una bandeja de horno con medio vaso de agua, medio vaso de vino y medio vaso de brandy.

9. Se hornea media hora a 200º. Se riega con el otro medio vaso de vino y medio vaso de brandy y se hornea dos horas y cuarto más a 150º.

10. Pasado este tiempo se pincha la pechuga del pavo con un termómetro, y la pechuga debe estar a unos 160º. Si no lo estuviera, se vuelve a meter en el horno otros quince minutos.

11. Cuando el pavo esté listo, se saca del horno y se deja reposar al menos dos horas antes de servirlo.

12. Sacar las verduras de dentro del pavo y reservar para la salsa Gravy. Reservar también todo el jugo que haya soltado el pavo.

13. Sacar el pavo de la fuente del horno y pasarlo a la fuente de servir. Se puede cortar y servir en una fuente ya cortado y fileteado, pero es mucho más vistoso si se sirve en una fuente entero y se trincha en el momento, sirviendo primero los muslos enteros y los contramuslos, y luego fileteando las pechugas. ¡A disfrutar!.

Pero no se te olvide hacer algunas de estas salsas… ¡o las dos!

Las salsas de acompañamiento:

Hay dos salsas que no pueden faltar con el Pavo asado de Acción de Gracias, y esas son el Gravy y la salsa de arándanos rojos. A continuación te detallo la receta y la elaboración de cada una de ellas. Te encantarán.

  • Salsa de Arándanos rojos

Es muy sencilla y sabrosa. Resulta ideal para los que aman mezclar los sabores salado y dulce, e imprescindible acompañamiento del pavo.

Ingredientes

  • 250 grs de arándanos rojos secos. Podéis usar arándanos frescos, pero es muy difícil encontrarlos frescos y buenos, porque los que venden normalmente están muy ácidos. Por eso a mi me gusta más usar arándanos secos, que venden en muchos supermercados y en las herboristerías. 3,20 €
  • el zumo de dos naranjas 0,30 €
  • 2 cucharadas de azúcar 0,15 €
  • 50 ml de agua 0,01 €

En total son 3,66 € a dividir entre doce raciones sale a 0,30 €

Preparación

1. En un cazo se ponen a hervir los arándanos a fuego fuerte, con el zumo de naranja, el agua y el azúcar.

2. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego y dejar cociendo a fuego lento hasta que la salsa haya espesado y quede una especie de mermelada ligera. Listo.

  • Salsa Gravy

La otra salsa no puede faltar con el pavo si queréis preparar una verdadera cena de acción de gracias. Nunca se hace suficiente salsa porque está tan rica que los invitados la tomarán a cucharadas para mezclarla con la guarnición. Es muy fácil de preparar y además nos garantiza aprovechar todos los restos de verduras que nos haya dejado el pavo asado. Esta salsa es salada

Ingredientes

  • Las verduras que hayan quedado del pavo asado
  • El jugo que haya soltado del pavo al asarse
  • 1 cucharadita de concentrado de carne tipo Bovril 0,04 €
  • 1 pastilla de avecrem 0,04 €

Como el contenido base de la salsa procede de lo ya cocinado, es muy económica de hacer, no llega a diez céntimos.

Preparación

1. Colocar en un vaso de batidora las verduras y el jugo que hayan quedado de asar el horno.

2. Pasar bien hasta que quede una textura de crema

3. Añadir la cucharada de bovril y la pastilla de avecrem y volver a batir. Si la salsa estuviera demasiado espesa, añadir un poco de agua. Servir muy caliente.

Esta salsa acompaña estupendamente las patatas en todas sus versiones: En puré, asadas, cocidas…

Y por último. Os dejo el enlace aquí de los próximos Curso de cocina hindú y vietnamita (éstos últimos ya completos) en Inossidable; y del próximo Taller de Tartas de Loleta en Cuco Events (el sábado 24 a las 10:30 h.), por si os apetece venir y compartir conmigo cómo hacer las tartas tan maravillosas que os presenté en el álbum Sweet Dreams. Os espero, os gustará y… ¡gracias por todo!.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest