Esta tarta de galletas ha sido mi elegida para celebrar con mis amigos San Valentín este año, y es además la que preparé para las bodas de Oro de mis padres y la que he decidido preparar este año para la cena de amigos de San Valentín.

El pasado verano celebramos las Bodas de Oro de mis padres. Fue muy emocionante porque si bien las de Plata estuvieron genial, estas las preparamos enteritas mi hermana y yo. Juntas elegimos la decoración, las flores y el regalo que los asistentes se llevaron de regalo: un tarro con la mezcla para hacer unas galletas a la que llamamos “La receta de la felicidad”. Fue un detalle que gustó a todos y que mi madre agradeció muchísimo. Y es que las cosas cuando se hacen con amor gustan mucho más.

Aunque un catering preparó la comida, decidimos preparar un carrito de chuches y postres parta la merienda en el que por supuesto no faltó una tarta de novios y esta tarta de galletas que encantó a todos y que quedó muy bonita.

No os había traído la receta así que para San Valentín he decidido prepararla aunque en formato diferente. La receta de esta tarta de galletas no tiene ninguna complicación. Es un poco entretenido formar las galletas porque hay que hacerlo con molde o con una plantilla.

Aquí os dejo el enlace por si queréis letras o números aquí os dejo esta plantilla para que podáis formar la letra o el número que prefiráis. Para hacer los corazones yo me fabriqué mi propia plantilla en papel y vosotros podéis hacer lo mismo. Estoy segura que os encantará esta tarta de galletas y lo mejor es que los recortes están super ricos y os servirán para haver galletas más pequeñas. ¡Vamos a por ella!

Ingredientes

Con estas cantidades yo hice el 50 de las bodas de oro y un corazón). Si solo quires hacer esta tarta de San Valentín solo tienes que usar la mitad de los ingredientes y te sobrará para hacer alguna galletita más

Para la masa de galletas

  • 750 g de harina
  • 280 g de azúcar glass
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 200 g de harina de almendras
  • 500 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 huevos
  • 2 yemas

Para la crema de relleno

  • 400 g de nata líquida con al menos un 35% de grasa muy fría
  • 90 g de azúcar glas
  • 2 cucharaditas de extracto puro de vainilla
  • 300 g de queso mascarpone

Preparación

Precalentar el horno a 180 grados C. Poner un papel de horneado sobre una bandeja de horno y reservar.

En un bol apto para batidora, mezclar la harina, la sal, el azúcar y la harina de almendras. Cuando se haya mezclado bien, añadir la mantequilla. Mezclar con la batidora a velocidad media-baja hasta lograr una textura arenosa. Este proceso también puede hacerse a mano con una espátula para amasar de pastelería, pero es un poco más largo.

Cuando se tenga la textura indicada, agregar los huevos y las yemas de huevo y seguir mezclando hasta que todo se incorpore y se tenga una masa homogénea. Aunque casi todo el mundo prefiere reposar la masa en forma de bola envuelta en papel film, para mi es mucho más fácil estirarla ahora que está blandita entre dos papeles de horneado y dejarla reposar una vez estirada.

Yo coloco un rectángulo de papel de horno sobre la encimera de trabajo, y encima pongo una parte de la masa. Luego, pongo encima de la masa otro rectángulo de papel y de esa forma se estira muy facilmente.

Dejar enfriar la masa ya estirada al menos 10 minutos en la nevera.

Cortar la masa de acuerdo al molde de letra o número que se vaya a usar. Ponerla sobre la bandeja de horno preparada y hornear unos 13-14 minutos.

Mientras tanto preparar el relleno. En un bol de batidora eléctrica con varillas, poner el queso mascarpone con la vainilla y el azúcar glas. Batir hasta conseguir una crema lisa y uniforme.Cuando la tengamos comenzar a añadir la nata líquida a baja velocidad y cuando la hayamos añadido toda, subir la velocidad hasta conseguir una consistencia cremosa y con cuerpo.

Poner la crema en una manga pastelera con una boquilla grande y lisa (la mía es de 1 cm).

Cuando la masa se haya enfriado por completo, rellenar con la ayuda de la manga haciendo pelotitas. Poner encima otra galleta y así tantas capas como queramos hacer.

Decorar con frutas, macaros, gominolas, flores…¡la imaginación al poder!

Trucos y consejos

  • Puede preparar la tarta de galletas y tenerla sin rellenar hasta el día que vayas a tomarla. La ventaja es que las galletas deben estar blandas por lo que no importa si las galletas cogen humedad
  • También puedes prepararla y congelarla sin decorar envuelta en papel film s
  • Dificultad: media
  • Tiempo de preparación: 2 horas
  • Raciones:con estas cantidades yo hice el 50 de las bodas de oro y un corazón). Si quieres puedes hacer la mitad quwe será más que suficiente para esta tarta de San Valentín

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest