Esta tarta de ciruelas y coco con merengue crujiente, se ha convertido en uno de las que más hago este año con ciruelas. Es además la del mes de Febrero de nuestro #calendariofoodie2019. En mis stories de mi IG @loletabyloleta tienes toda la información.

Ya sabéis que me encanta cocinar con la temporada de verduras y frutas. Aprovechar cuando las frutas están en su mejor momento es un lujo del que no todos pueden disfrutar. Nosotros, sin embargo, podemos disfrutar de unas frutas y verduras increíbles en todo el país. Ahora ya no estamos en el mejor momento de la ciruela roja que a mi es la que más me gusta de todas, pero me estoy aprovechando de la temporada larga de este año y aún las encuentro en el supermercado de casa.

Conocéis además mi adicción sin frenos por los libros de cocina y esta de hoy es de uno que me inspira muchísimo. Se llama Sweet y es de Yotam Ottolenghi y Helen Goh. Un libro increíble con muchas recetas ricas y más inspiradoras. Ottolenghi es uno de mis cocineros favoritos, entre otras cosas porque me parece un cocinero muy fiel a sus ideas en la cocina y que sigue desde el principio su camino más allá de las modas y las tendencias.

Esta tarta de ciruelas de hoy él la llama de Louisse porque está inspirado en el popular pastel de Nueva Zelanda que se hace muy fino, a modo de barritas con mermelada de frambuesas. Aquí lo cambiamos por una capa muy generosa y deliciosa de merengue y por unas ciruelas a las que yo he añadido mi toque personal Espero que os guste guapetones

Ingredientes

  • 125 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 g de azúcar
  • la ralladura de un limón
  • 4 yemas de huevo grandes
  • 125 g de harina
  • 1 cucharadita y media de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 20g de coco rallado
  • 80 ml de leche semi desnatada
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 5 ciruelas rojas oscuras, maduras pero firmes (alrededor de 450 g)
  • 2 cucharadas de azúcar avainillado

Para el merengue

  • 60g de almendras laminadas
  • 4 claras de huevo
  • un pellizco de sal
  • 220 g de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1 cucharadita de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharada de maicena

 

Preparación

Precalentar el horno a 150 grados con aire caliente.

Extender las almendras en una bandeja para hornear y tuesta durante 15-20 minutos hasta que estén doradas. Reservar hasta que se enfríen completamente.

Subir el horno a 170 grados. Forrar con papel de horneado un molde de 20 cm tanto la base como los lados.

En un bol de batidora eléctrica, batir con el accesorio de pala la mantequilla, el azúcar, la vainilla y la ralladura de limón hasta que esté pálida y cremosa. Agregar las yemas de huevo, cuidando que la primera quede bien incorporada antes de añadir la siguiente.

En un recipiente aparte, tamizar la harina, la sal y la levadura en polvo.

Con la batidora a baja velocidad, agregue el coco y luego agregue la harina y la leche en partes alternas y mezcle brevemente para combinar. No haga sobre mezcla.

Con ayuda de una espátula, bajas lo que haya quedado pegado en las paredes del bol y mezclar. Volcar la masa sobre el molde y con la espátula aplanar bien. Hornear unos 20-25 minutos hasta que al pinchar en el centro con un palillo este salga limpio y el bizcocho esté dorado.

Mientras el bizcocho está en el horno, lavar y cortar las ciruelas por la mitad y quitar el hueso. Cortar cada mitad en 4 pedazos, de modo que de cada ciruela tendremos 8 trozos. Añadir las dos cucharadas de azúcar avainillado y mezclar bien.

Cuando el bizcocho esté listo y lo saquemos del horno, colocar los gajos de ciruelas en una sola capa sobre la superficie del pastel asegurándose de que no quede doble capa en ningún sitio ni tampoco ninguna parte sin cubrir. Reservar

Subir la temperatura del horno hasta 200C.

En un bol de batidora eléctrica con varillas, batir las claras de huevo con la sal hasta se formen picos suaves (aproximadamente un minuto). Añadir entonces el azúcar en polvo, una cucharada cada vez y luego continúe batiendo durante unos 5 a 6 minutos hasta que el azúcar se haya disuelto y el merengue esté brillante y duro. Agregar la vainilla, el vinagre y la maicena y mezclar bien.

Añadir las almendras al merengue y con una espátula, mezclar. Volcar el merengue sobre la tarta y hornear unos 35 minutos hasta que el merengue haya endurecido.

Dejar enfriar la tarta de ciruelas en el molde media hora y después desmoldar.Dejar enfriar. Espolvorear con un poco de azúcar glas y servir

Trucos y consejos

  • Sustituye las ciruelas por tu fruta favorita.
  • El bizcocho solo es ya pura magia
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
  • Dificultad: media
  • Raciones: 10

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest