Esta tarta de chocolate selva negra venía rondando mi cabeza desde hace un montón de meses. Pero fue al ver este mantel tan bonito cuando me imaginé cómo serían las fotos. Muchas flores y muchas cerezas me parecieron un binomio que merecía la pena probar.

Se trata de una tarta típica de la cocina de Baden-Baden, un pueblo precioso al Sur de Alemania en plena Selva Negra y que merece la pena visitar si vais por aquella zona (el coche es el mejor medio de transporte para recorrer esas zona) y es uno de los postres más preciados en la cocina alemana. Es una tarta recubierta de crema chantillí y decorada con virutas de chocolate y cerezas en la parte superior. Las capas interiores están hechas con bizcocho de chocolate embebido en kirsch y entre las capas tiene un relleno de crema y mermelada de cerezas. Me encanta su nombre en alemán Schwarzwälder Kirschtorte que significa torta de cerezas de la Selva Negra ¡fácil ¿eh?!

Yo he hecho mi versión porque prefería confitar las cerezas en lugar de hacer una mermelada. Además en lugar de hacerlo solo con kirsch las confité con azúcar, agua, zumo de limón y maicena, de modo que el almíbar quedó espeso y con un dulce sabor a cerezas y kirsch. La tarta tiene muchos pasos así que ¡paciencia y nada más!

Y como diría un grupo que me encantaba, “porque me gustan las cerezas, me gustas tú “(Los Ronaldos).

 

 

Tarta de chocolate selva negra 13 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 11 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 14 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 15 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 16 (1 de 1)

 

Tarta de chocolate selva negra 13 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 1 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 3 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 5 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 8 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 9 (1 de 1)

Tarta de chocolate selva negra 12 (1 de 1)

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 135 g de harina 0,35 €
  • 210 g de azúcar 0,50 €
  • 30 g cacao puro en polvo 0,70 €
  • 6 g de levadura en polvo 0,05 €
  • 6 g de bicarbonato 0,07 €
  • 1 pellizco de sal 0,01 €
  • 95 ml de buttermilk – si no tenemos buttermilk podemos sustituir esta cantidad por la misma cantidad de yogurt desnatado cremoso Danone o por la misma cantidad de leche con un chorrito de vinagre. 0,30 €
  • 85 ml de agua caliente con una cucharada de sirope de arce disuelta, una cucharada cola-cao y una cucharadita de nescafé (podéis usar la misma cantidad de café negro pero a mi me gusta más así) 0,25 €
  • 50 ml de aceite vegetal 0,20 €
  • 2 huevos a temperatura ambiente 0,24 €

Para las cerezas

  • 400 g de cerezas 1,50 €
  • 400 ml de kirsch (licor de cerezas) 3,40 €
  • 500 ml de agua 0,05 €
  • 100 g de azúcar 0,06 €
  • 1 cucharada de maicena 0,08 €
  • el zumo de un limón 0,15 €

Para la crema de mascarpone

  • 250 g de queso mascarpone 1,50 €
  • 125 g de nata líquida 0,30 €
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla 0,20 €
  • 4 cucharadas de azúcar 0,04 €

Crema de chocolate (ganache)

  • 70 g de chocolate ( mi me gusta mezclar chocolate negro) 0,60 €
  • 150 ml de nata líquida 0,36 €
  • 2 cucharadas de mantequilla 0,13 €

Para decorar unas virutas de chocolate 0,50 €

Total 11,54 que dividido entre las 10 raciones que os saldrán al menos, supone 1,15 euros por ración de esta deliciosa tarta alemana que os va a enamorar.

 

Preparación

1. Precalentar el horno a 180º.

2. Preparar 3 moldes de 15 cms, engrasando con spray engrasante y colocando un papel vegetal en el fondo para evitar que se pegue. El papel también lo engrasaremos para asegurarnos de que el bizcocho desmolda perfectamente. Si no tenemos 3 moldes, repetiremos esta operación tres veces cada vez que horneemos un bizcocho.

3. En un bol de una batidora eléctrica añadiremos los ingredientes secos: harina, azúcar, cacao, levadura, bicarbonato y sal. Mezclar con una cuchara.

4. Añadir el resto de ingredientes (buttermilk, aceite, huevos y vainilla) y mezclar con ayuda de una batidora eléctrica durante 2 minutos a velocidad media. Añadir el agua con el café caliente y mezclar bien durante un par de minutos más.

5. Repartir la mezcla en los 3 moldes (o en 3 boles si no tenemos 3 moldes), para que todos salgan del mismo tamaño. La mezcla parecerá líquida. A mi me salieron con estas cantidades 3 bizcochos de unos 250 g de masa cada uno.

6. Hornear durante unos 25-30 minutos. Pinchar con un palillo para ver si están hechos. Dejar enfriar en una rejilla dándoles la vuelta para que el bizcocho compacte.

7. Lavar las cerezas. Limpiar y quitar el hueso a la mitad de ellas. Conservar las más bonitas con rabito para usarlas en la capa de arriba para decorar.

8. Poner las cerezas en un cazo con el kirsch. En un bol, poner el agua con la maicena y mezclar bien cuidando que no quede ningún grumo. Añadir al cazo junto con el azúcar. Dejar hervir entre 10 y 15 minutos hasta que las cerezas estén tiernas.

9. Una vez estén listas, poner las cerezas a enfriar colando el líquido y reservándolo en un bol. Separar las cerezas con rabito de las que no tienen hueso y dejarlas enfriar completamente.

10. En un bol de batidora eléctrica batir el mascarpone con la nata, la vainilla y el azúcar hasta conseguir una textura cremosa.

11. En un bol calentar la nata con la mantequilla. Añadir el chocolate y con ayuda de una espátula mezclar hasta que esté completamente derretido. Dejar enfriar en la nevera.

12. Una vez frío montar con varillas hasta conseguir una textura cremosa.

13. Montar la tarta: colocar una plancha de bizcocho. Con ayuda de una cuchara o de un pincel de cocina, pintar con el almíbar de las cerezas. Cubrir con una capa de crema de mascarpone y colocar sobre ellas unas cerezas confitadas (podéis ponerlas enteras o abiertas por la mitad). repetir con la siguiente capa. Cubrir con el último bizcocho y empapar con el almíbar. Cubrir con el ganache de chocolate. Colocar las cerezas con rabito alrededor de la tarta y cubrir el centro con unas virutas de chocolate. ¡A disfrutar!

Trucos y consejos

  • Ayúdate de un palo de brocheta para conseguir que la tarta no se mueva: cuando llegues a la última capa de bizcocho pincha el palillo en el centro para que las capas no se muevan.
  • Guarda en un bote de cristal las cerezas que te sobren con el almíbar. Podrás usarlas en cualquier bizcocho
  • Dificultad: alta
  • Tiempo de preparación: 2 horas
  • Raciones: 10

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest