“Cuánto más difícil es hacer algo, mayor es la recompensa que te espera al final”

Soufflé de queso y albahaca

El soufflé es un plato ligero elaborado al horno y hecho con huevos batidos combinados con otros ingredientes y puede ser servido bien como un plato principal o bien como un postre. Puede ser dulce o salado, aunque los estrellas son los dulces. Supongo que lo habéis vistos hincharse como esponjas cuando se sirven en la mesa que parece que se van a salir del recipiente. De hecho, la palabra proviene del participio pasado del verbo francés souffler que significa ‘inflar’. A mi me encanta ponerlo para cenar cualquier día normal, porque está rico, no es difícil de hacer si se siguen las pautas que os propongo, tiene unos ingredientes básicos, y es muy económico.

Normalmente la gente le suele tener mucho miedo a elaborar un soufflé, y es verdad que han desaparecido de la carta de muchos restaurantes (hace tiempo que no proliferan), sin embargo yo os animo a intentarlo. Lo único realmente importante que hay que tener a la hora de hacer un soufflé es primero que las claras tienen que montarse bien para que no se bajen, segundo que una vez se haya introducido en el horno, la puerta del horno no puede abrirse hasta que el soufflé esté cocinado, ya que de otro modo se bajaría y ya no volvería a subir. Y por último, que el soufflé no puede esperar. Para hacer un soufflé de verdad, los comensales tendrán que estar sentados a la mesa esperando a ser servidos. No es un plato que pueda prepararse con antelación sino que se debe terminar en el momento de tomarlo, teniendo en cuenta que se tardan unos 20-25 minutos en dorarse bien en el horno.

Este plato tiene también a su favor, que pese a su aparente dificultad, no lo es en absoluto; Los niños y mayores pueden tomar huevos de un modo muy delicado y sutil, es más, a los niños les suele apasionar de esta forma. Si es cierto que hay que tener la precaución de no optar por este plato si hay muchos comensales, pero me animaría sin dudarlo si no son más de seis.

  • Nivel de dificultad: Intermedio
  • Tiempo de preparación: 40 min.
  • Comensales: 4 personas

Ingredientes

  • 200 ml de leche 0,10 €
  • unas ramitas de albahaca fresca o cebollino 0,15 €
  • 4 huevos 0,33 €
  • 25 grs de mantequilla 0,13 €
  • 20 grs de harina 0,10 €
  • 50 grs de queso rallado: mitad cheddar y mitad gruyère (o una mezcla de esas que venden en paquetes ya rallado) 0,29 €
  • 25 grs de parmesano o grana padano rallano 0,34 €
  • sal y pimienta negra recién molida 0,10 €
  • un poco de mantequilla para untar los moldes 0,05 €

Total: 1,46 € a dividir entre cuatro, 0,36 €/persona. No hay muchas cosas tan ricas y tan baratas.

Utensilios

  • una terrina o ramequines individuales para souflé o un pirex redondo para horno untados de mantequilla
  • unas varillas o una batidora eléctrica
  • una cazo
  • espátula de goma
  • una cuchara de madera, unas varillas.

Maridaje

El cava, el champán, u otros vinos espumosos van muy bien con los soufflés salados, o se puede beber un vino blanco seco y suave como uno de Rueda como el Mayor de Castilla a 2,94 €.

Preparación

1. Poner la leche en un cazo, añadir las ramitas de albahaca y hervir lentamente a fuego medio. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego y cocer 1 minuto. Apagar el fuego y dejar infusionar las hierbas durante unos 15 minutos. Colar la leche y reservar.

2. Cascar los huevos con cuidado y separar las yemas de las claras. Reservar.

3. Precalentar el horno a 200ºC.

4. Poner en un cazo a fuego medio la mantequilla a derretir. Cuando se haya fundido añadir la harina sin dejar de mover con unas varillas. Cuando esté bien ligado, dejar cociendo un par de minutos sin dejar de mover.

5. Añadir la leche colada. Batir hasta que la mezcla esté homogénea y no queden grumos. Cocer a fuego lento durante unos minutos hasta que esté espesa y sin grumos. Añadir un poco de pimienta negra molida.

6. Incorporar los quesos rallados removiendo hasta que el queso se haya fundido. Si hiciera falta volver a poner al fuego para que el queso se derrita bien.

7. Dejar enfriar cinco minutos. Cuando la mezcla de queso esté templada, añadir una a una las yemas removiendo bien para que quede una mezcla lisa.

8. Batir las claras con una pizca de sal hasta que mantengan la forma pero no estén muy firmes. Coger 2 cucharadas de claras, incorporar a la preparación de queso. Mezclar con cuidado haciendo movimientos envolventes. Ir repitiendo esta operación hasta que hayamos añadido todas las claras, una tras otra.

9. Verter la mezcla en los moldes untados de mantequilla, rebañando los bordes con una espátula de goma. Espolvorear un poco de parmesano por encima y hornear unos 25-30 minutos hasta que el soufflé haya subido bien y esté doradito. No se puede abrir la puerta del horno mientras que se está cociendo el soufflé ya que se bajaría.

10. Una vez están dorados, servir inmediatamente en el mismo molde en el que lo hayamos horneado. Puede acompañarse con patatas o pan crujiente o con una ensalada verde. ¡Buen provecho!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest