“No seas aburrido porque te arrepentirás del tiempo perdido”.

Rape en papillote en Español

El papillote es una técnica culinaria originaria de Francia. Consiste básicamente en envolver los alimentos en papel (yo prefiero el vegetal aunque mucha gente usa papel aluminio. El motivo es que con el papel vegetal no se pegan nunca, mientras que hay veces que si usamos papel aluminio podría ocurrir). En otras cocinas, como las orientales, se usan hojas de banano, de palmera, de lechuga, de parra o de col para cocinar en papillote.

Con esta técnica, los alimentos se cuecen en su propio jugo con el vapor que desprenden, de modo que conservan mejor la humedad y están más sabrosos. Con el papillote se exprimen al máximo los aromas y sabores ya que al cocinarse en paquetes cerrados, no se escapan y quedan más concentrados.

Lo único que hay que tener en cuenta es por un lado, que todos los alimentos que se vayan a cocinar en el mismo paquete deben tener puntos de cocción iguales, y por otro que todos deben tener tamaños parecidos. ya que de otro modo, algunos quedarían crudos o pasados. Si alguno de los ingredientes es más duro, entonces hay que cocerlo o saltearlo un poco antes de ponerlo en el papillote. Por último, el paquete tiene que estar bien cerrado para que no se abra por ningún lado.

El papillote nos permite cocinar de una forma más ligera, ¡¡muy recomendable para épocas de dieta!!. El procedimiento más usual es poner sobre dos papeles de aluminio una gota de aceite y encima el alimento que queramos cocinar. A partir de ahí podemos poner diferentes ingredientes (hierbas, limón, verduras…) y sazonamos. Lo tapamos con otro papel de aluminio y cerramos los papeles, de forma que se forme una especie de sobre totalmente sellado. Lo horneamos unos minutos y lo servimos. A mi, como os he comentado antes me gusta más hacerlo con papel vegetal y si cortamos el trozo grande, no será necesario usar dos, sino solo uno.

La primera vez que lo tomé fué en forma de cartucho, Pasta al cartoccio con aragosta, es decir pasta con bogavante. La pasta era fresca y se había terminado de cocer en el cartucho de papel de aluminio con la mitad de un bogavante. Estaba aliñado con un poco de pimienta negra y limón, y sabía delicioso, pero esa es otra receta…

Animaos porque es una técnica de cocina que muchos quieren usarla porque aparente ser difícil, pero es todo lo contrario, es muy simple y exquisita. Además, la presentación mediante unos paquetitos en el plato con la comida, no deja de ser algo divertido que sorprende porque hasta que no se abre, nadie sabe lo que hay dentro… Esta receta la ideé un día que me surgió una cena en casa sobre la marcha. Tenía un poco de rape que me sobró de una paella y unas gambas congeladas y me acordé del papillote. Espero que os guste. Mis invitados se chuparon los dedos.

¿Os atrevéis?

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 30 min.
  • Para 4 personas

Ingredientes

  1. 1 kilo de rape en trozos. Hay que pedir al pescadero que quite la piel espina central y nos deje los lomos sin pellejos 10,00 €
  2. 1/2 kilo de langostinos o gambas sin cocer 4,00 €
  3. 1/2 kilo de patatas grandes o pequeñitas. 0,25 €
  4. 200 ml de nata líquida 0,44 €
  5. 1 cucharada de harina 0,05 €
  6. 1 diente de ajo muy picado 0,03 €
  7. Cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta 0,15 €
  8. Una guindilla cayena (opcional para el que no le guste nada el picante) 0,05 €
  9. Una ramita de perejil, cilantro, cebollino, hierbabuena o cualquier otra hierba verde para adornar 0,10 €

Total 15,07 € a dividir entre 4 personas 3,77 € por persona . Un plato delicioso con el que sorprenderéis a vuestros invitados

Utensilios:

  1. Horno y cocina de gas o eléctrica, vitrocerámica…
  2. Cazos, sartenes, boles, cuchara de madera, cucharas, cuchillos
  3. Pirex apto para horno
  4. Papel vegetal de cocina

Maridaje:

Con este plato van muy bien los vinos blancos. En esta ocasión os recomiendo un cava brut (seco) de Fermí Bohigas. En España estamos acostumbrados a tomar el cava casi siempre después de las comidas. Sin embargo, es un placer acompañar con Cava o con Champagne algunos platos, y este es uno de ellos. Se aconseja servirlo a 8º-10º. El precio bueno para ser un cava seco: 4,30 €

Preparación:

1. Encender el horno a 180º.

2. Cocer las patatas en abundante agua con sal hasta que pinchándolas con una aguja o con la punta de un cuchillo, resulten tiernas. Si se han usado patatas grandes, una vez que estén templadas, hay que quitarles la piel y cortarlas en ruedas gruesas, como de 1 cm y medio. Si se han usado patatas pequeñas, entonces no hay que quitarles la piel ni cortarlas. Reservar.

3. Pelar los langostinos o gambas guardando las cáscaras y reservar los cuerpos.

4. En un cazo poner una cucharada de aceite de oliva virgen extra y sofreir a fuego medio aplastando con ayuda de una cuchara las cabezas y cáscaras para que suelten bien el jugo.

5. Una vez que hayan tomado color (se deben poner de color más naranja), añadir la nata líquida y dejar hervir a fuego medio durante un par de minutos. Para entonces la nata habrá cogido todo el color, aroma y sabor de las gambas. Añadir un poco de sal y de pimienta negra recién molida al gusto, y retirar del calor. Colar y reservar la nata de gambas

6. Ahora prepararemos una bechamel con la nata de gambas. Para ello, en el mismo cazo limpio de cáscaras, añadir una cucharada de aceite. Cuando esté caliente, añadir la cucharada de harina y mover con varillas o con una cuchara de palo hasta que esté un poco tostada. En ese momento añadir poco a poco la nata de gambas sin dejar de mover para que no se formen grumos. (Si alguna vez se os forman grumos al hacer una bechamel, no hay que temblar de miedo. Solo hay que ponerla en un recipiente de plástico y pasarla con ayuda de la batidora. Una vez que los grumos hayan desaparecido, volver a darle un hervor sin dejar de moverla. También se puede evitar que se formen grumos si se usan unas varillas en lugar de una cuchara para hacer la bechamel, teniendo en cuenta que si el cazo que estáis usando es antiadherente, deberéis usar unas varillas de silicona para que no se arañe el teflón del cazo). Hay que hervir la bechamel hasta que no sepa a harina cruda y la textura sea suave. Rectificar de sal y de pimienta si fuera necesario.

7. Con ayuda de un cuchillo, limpiar bien los trozos de rape cuidando que no haya quedado ningún resto de piel, ya que con el calor, la piel encoge y esto estropearía nuestra presentación.

8. Una vez limpios, abrir los trozos de rape en libro: se abren por la mitad pero sin llegar a cortar del todo, de modo que se puedan abrir pero por un lado queden cerrados.

9. Con ayuda de una cuchara, poner una cucharada colmada de bechamel en el rape y cerrar con la tapa.

10. Cortar cuadrados de papel vegetal. El tamaño debe ser el que nos permita colocar un trozo de rape relleno en el centro y envolverlo como si fuera un paquete. Normalmente un trozo de unos 20×20 cm es más que suficiente pero dependerá del tamaño del rape que nos hayan vendido el salgan trozos de pescado más o menos grandes, así que tendréis que encontrar la medida adecuada que os permita colocar el rape en el centro del papel, cerrar el paquete por arriba y meterlo por los lados, para que el rape quede totalmente envuelto.

11. Colocar en una fuente apta para horno los paquetes y hornear durante 10-15 minutos a 180 grados dependiendo del tamaño de los trozos.

12. Para preparar la guarnición, en una sartén, poner dos cucharadas de aceite y el diente de ajo muy picado. Freir un poco hasta que haya cogido un poco de color. Añadir entonces la cayena y los langostinos o gambas limpios. Saltear hasta que estén hechos.

13. Servir en el plato un paquetito de rape acompañado de las patatas cocidas. Poner un par de cucharadas de los langostinos al ajillo encima de las patatas. Adornar con una ramita de hierba verde: perejil, hierbabuena, cilantro o cebollino

No sabéis lo rico que está y como podéis ver en la foto la presentación en muy bonita. Probadlo porque aunque parezca un plato muy sofisticado, es muy fácil y muy resultón. También podéis hacerlo con merluza o salmón aunque con rape queda exquisito de verdad. ¡A disfrutar!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest