“La esperanza es como el sol, arroja todas las sombras detrás de nosotros”

Madrid está revolucionado gastronómicamente hablando, a la corriente “verde” que inunda locales, mercados y huertos urbanos, se une la apertura del que está llamado a ser, el nuevo gran espacio gastronómico de la capital: Platea. En palabras del mago de la cocina, David Muñoz (Diverxo) “…es un concepto espectacular, nada en Europa igual… Está pasando, la nueva movida gastronómica madrileña”

 

Hacía literalmente tres días que el nuevo lugar de moda de la ciudad había abierto. Situado en el número 7 de la calle Goya, en la Plaza de Colón, Platea ocupa un antiguo cine Carlos III que ha conservado sus plateas y sus 2 plantas, quiere convertirse en lugar de referencia gastronómica de Madrid, y potencial tiene. Dispone de una sucursal de una de las fruterías más destacadas de la ciudad, Gold gourmet, así como de la segunda tienda de la exquisita pastelería Mama Framboise

¿Pero cómo funciona Platea? Sencillo, un sistema de consumición tipo mercado (muy al uso ahora) en el que eliges barra y producto, y te lo llevas tu propia mesa en los espacios habilitados para ello. En la mayor parte de los locales tiene su oferta diseñada de la mano de chefs de reconocido prestigio, como son: Paco Roncero, Pepe Solla y Marcos Morán, a la que han denominado Sinergia, que ofrecen en La batea, Castizo y A mordiscos pequeños trozos de su cocina, mientras que en Entrecortes y De cuchara, ofrecen platos españoles de cuchara, tales como arroces, sopas y otros platos calientes.

A la oferta culinaria “informal” se le une el maridaje a través de aperitivos, vinos, cócteles y combinados, que una vez más los pone Diego Cabrera (conocido por sus espacios de coctelería Le Cabrera) y también Luca Anastasio, así que no queda una sola razón para no disfrutar de una copa mientras pincha bossanova del Dj en el escenario.

Por otra parte, si quieres elevar el listón y disfrutar de la cocina de Ramón Freixa, no dudes en acercarte a su restaurante Arriba, donde aterriza con todo su magnífico saber hacer en la cocina, y donde se disfruta de una panorámica envidiable de Platea.

El sitio me encantó. Es elegante, chic y ofrece un concepto más moderno, multifuncional y nocturno de lo que eran hasta ahora los mercados gourmet de la ciudad. El gran descubrimiento fue sin embargo un pequeño lugar situado en la planta sótano y llamado Fortino, un espacio de cocina italiana donde tomar unos deliciosas focaccias y pizzas y sobre todo unos supplí deliciosos (prometo subir la receta ya mismito).

Me tuve que ir sin tomar postre porque Mama Framboise cierra a las 21:30, de modo que si terminas de cenar más tarde (cosa normal), te quedas sin algo dulce para terminar… pecado capital. Lo comenté con una de las azafatas y me confirmó que tenían previsto arreglar este desajuste en unos días, así que seguro que ya está solucionado y podéis disfrutar de los pastelillos de esta magnífica pastelería madrileña.

Llevaba mucho tiempo queriendo hacer unas mini madeleines. Siempre había querido comprobar si realmente al hornear salen esas ranuras tan bonitas o si saldrían lisas. Así que aprovechando que Lékué me había regalado este molde, me decidí a hacerlas. Eso sí, no con cualquier receta. Azúcar invertido y dulce de leche. ¿Queréis probar? Pues vamos

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest