Esta pavlova de cerezas con mermelada casera estaba en mi lista de recetas para este verano desde el año pasado.

Y es que si recordáis el año pasado estuve de vacaciones por el País Vasco francés y español, y me puse morada de pastel vasco. Al volver os lo hice, pero como la temporada de cerezas ya había pasado, lo preparé con mermelada de frutos rojos.

Se me quedó la espinita clavada y tenía claro que este año os la prepararía, porque me parece una de las mermeladas más ricas que se puede hacer en casa, pero ¿cómo hacerla sin más?

Ya sabéis que me encantan las pavlovas, así que más que una tarta de queso que me rondaba la cabeza, Me imaginaba esta tarta tal cual, así, y la primera vez que la preparé fue un éxito rotundo entre mis amigos. pero el domingo pasado la repetí, e hizo las delicias de la familia en nuestra comida de hermanos mensual.

Y la he llamado tarta de cuento porque cuando mi sobrina la vio es lo que dijo: “Tia Lola es tan bonita que parece de cuento” Y es verdad, la tarta es mucho más fácil de lo que parece, y sin embargo tiene un aspecto increíble ¿no os parece?-

El merengue de esta pavlova de cerezas con mermelada casera esta sublime (me costó la misma vida que mi hijo no se lo comiera entero antes de hornearlo) y la mezcla con la nata y la mermelada hace que salive solo de pensarlo.

Una receta muy fácil que podéis preparar en fases para simplificarla, así que espero que la hagáis una y otra vez, y que me envíéis las fotos para disfrutar con vosotros.

Ingredientes

Para la mermelada de cerezas

  • 350 g de cerezas
  • 250 g de azúcar
  • 15 g de pectina
  • 30 ml de zumo de manzana
  • el zumo de medio limón

Para el merengue

  • 6 claras de huevo
  • 330 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de maicena
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Para la nata

  • 500 ml de nata líquida con al menos un 33% de grasa muy fría
  • 3 cucharadas de azúcar glas tamizada
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

 

Preparación

Lo mejor es preparar el merengue y la mermelada el día de antes, porque para poder usar ambas preparaciones deben estar completamente frías.

Comenzaremos con la mermelada. Lavamos y quitamos el hueso a las cerezas. Las ponemos con el zumo de limón, de manzana y el azúcar en un cazo. Si te gusta la mermelada sin trocitos de fruta como a mi hijo, pasa la mini pimer para deshacer los trozos más grandes.

Cuando comience a hervir, dejar cocer 5 minutos sin parar de mover. Pasado este tiempo, con ayuda de una cuchara, quitar la espuma que haya en la superficie y añadir la pectina. Dejar hervir un par de minutos más. Reservar mientras se enfría completamente.

Poner las claras a temperatura ambiente en un bol de batidora eléctrica y comenzar a batir a velocidad media. Pasados un par de minutos las claras estarán ya muy espumadas. Bajar la velocidad de la batidora pero sin pararla, y comenzar a añadir poco a poco el azúcar. Cuando la hayamos añadido todo, añadir la vainilla y subir la velocidad a media-alta. Continuar batiendo hasta obtener un merengue firme y brillante. Cuando lo tengamos, añadir la maicena y mezclar durante 1 minuto.

Poner un papel de horneado sobre una bandeja de horno. Colocar en un extremo un aro de 20cm. Si no tenéis aro, podéis dibujar sobre el papel dos círculos de 20 cm de diámetro. Hay que señalarlos bien y darle la vuelta al papel para que la tinta no toque el merengue. Precalentar el horno con aire a 150 grados.

Cuando lo tengamos, dividiremos el merengue en dos partes que pondremos sobre los círculos. Hornear durante dos horas. pasado este tiempo dejar enfriar dentro del horno ya apagado.

Cuando la mermelada y el merengue estén completamente fríos (dos horas aproximadamente), montar la nata que debe estar muy fría.

Sobre el bol de batidora eléctrica, poner la nata líquida muy fría con el azúcar y la vainilla y batir a velocidad media hasta conseguir picos firmes (unos 3 minutos dependiendo del tipo de batidora).

Ahora montaremos nuestra paulova: sobre una tabla o un plato colocaremos un primer disco de merengue. Cubrir con la mitad de la nata y con ayuda de una cuchara, cubrir con mermelada. Yo tuve que calentarla 10 segundos en el microondas para que fuera más fácil usarla.

Ahora pondremos encima la otra capa de merengue y repetiremos con la otra parte de la nata y la mermelada. terminar nuestra pavlova de cerezas decorando con algunas cerezas enteras. está absolutamente deliciosa.

Trucos y consejos

  • Prepara la mermelada y el merengue el día de antes, y montar la paulova de cerezas solo te llevará 10 minutos
  • Podéis congelar la mermelada y los discos de merengue estarán bien un par de días si se guardan en una lata hermética en cuanto de enfríen.
  • Tiempo de preparación: 30 minutos más tiempo de horneado (2 horas)
  • Dificultad: media
  • Raciones: 10

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest