Esta panacota de fresas es el postre favorito de mi hijo últimamente. El casa la preparamos, bueno debería decir que la prepara él, porque Javi cocina muy bien, pero siempre la prepara de vainilla. le gusta ponerle un chorreón de buen aceite de oliva virgen extra como salsa y unas virutas de trufa o de chocolate negro.

Pero hace unas semanas me decidí a preparar una panacota diferente. Era sábado y quería preparar panacota de vainilla, pero tenía muchas fresas ya muy maduras en la nevera y no quería desperdiciarlas. Así que aunque en principio pensé en hacerla de vainilla y usar las fresas para la salsa, luego decidí que tenía demasiadas y preparé una panacota que se ha convertido en la favorita de estos días en casa.

La panacota es uno de esos postres que siempre salen si tienes bien medidos los ingredientes. Es importante la proporción para que no quede ni demasiado chiclosa (lo que ocurre si nos pasamos de gelatina), ni demasiado blanda, lo que haría que no desmoldara bien. Después de varias pruebas llegué a estas medidas así que espero que la hagáis y disfrutéis de su sabor tanto como nosotros. ¡Vamos a por ella!

 

Ingredientes

  • 1 litro de nata líquida
  • 120 g de azúcar
  • 1 cucharada de extracto puro de vainilla
  • 9 hojas de gelatina
  • 250 g de fresas

Para el coulis de fresas

  • 90 g de azúcar
  • 60 g de agua
  • 300 g de fresas
  • 1 g de goma xantana (opcional)

Preparación

Con una gota de aceite engrasar los moldes que vayamos a usar. Reservar.

En un bol poner a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Con ayuda de una batidora de mano triturar las fresas hasta conseguir un puré. Reservar.

En un cazo poner a calentar la nata co la vainilla y el azúcar hasta que esté bien caliente. No es necesario que hierva pero sí que esté bien caliente. Apartar entonces del fuego y añadir la hojas de gelatina escurridas. Con ayuda da unas varillas o una espátula mezclar bien hasta que la gelatina se haya disuelto.

Incorporar el puré de fresas y mezclar bien. rellenar nuestros moldes con esta mezcla. Ponerlos sobre una bandeja y dejar enfriar en la nevera al manos durante dos horas.Podéis hacerlo toda la noche.

Mientras tanto preparar el coulis de fresas. Comenzar poniendo en un cazo el agua con el azúcar. Hervir hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. esto es el almíbar que endulzará nuestras fresas.

Triturar con una batidora las fresas y con ayuda de un colador fino, colarlas para quitar las pepitas. Añadir las fresas a nuestro almíbar y mezclar bien. Añadir medio gramo de goma xantana si queremos una textura más espesa.

Cuando la pana cotta esté completamente cuajada, desmoldar y servir acompañada del coulis de fresas y de algunas fresas o frutos rojos.

 

Trucos y consejos

  • Podéis sustituir las fresas por frambuesas, moras o mango
  • Dificultad: media
  • Raciones: 8
  • Tiempo de preparación: 20 minutos más 2 horas de nevera

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest