“¿Qué elegirías, a parte de dinero, si pudieras tener diez millones de algo?”

Mojito. Mi versión del Hotel El Convento

Puerto Rico es ese tipo de sitios que te sorprenden porque llevas una idea preconcebida que finalmente resulta muy distinta de la que vives cuando la conoces. Más allá de los vestigios de los fuertes militares y las murallas que rememoran las épocas de conquista en San Juan, o sus maravillosa playas, islas o parques naturales, como el Yunque, hay una población cercana, amable, alegre y siempre dispuesta al baile, a la fiesta y a disfrutar de la vida.

En el viejo San Juan, en la capital, tras una pintoresca ciudad que parece decorada por sus calles empedradas y sus coloristas casas de estilo colonial, cuando los turistas desaparecen al caer la noche por la marcha de los cruceros, comienza el ambiente de alegría y de fiesta sea el día de la semana que sea. En los restaurantes casi no se puede comer en la mesa porque la música y el baile inunda las barras y los espacios destinados para ello. Os recomiendo para pasar un rato fascinante el Parrot Club (en el casco antiguo del viejo San juan, en calle Fortaleza), quizá algo turístico, pero suficiente para salir satisfecho de un local con música en vivo. La gente vibra, te contagia, y terminas bailando y disfrutando como no te habías imaginado cuando entraste a cenar. Así es.

El Hotel El Convento (www.elconvento.com), es un coqueto y antiguo hotel del siglo XVII situado en la calle del Cristo, en el viejo San Juan. El Hotel se construyó bajo el reinado de Felipe IV como convento carmelita rememorando los edificios coloniales, de hecho parte de su fachada conserva el aspecto de iglesia. Aunque sea para conocerlo, es imprescindible visitarlo al menos para tomar algo y poder disfrutar de tan imponente edificio. Si bien curiosamente San Juan es la cuna de la piña colada, que una placa rememora la casa donde nació en 1963, la receta del mojito que sirven en el bar-restaurante del Hotel, “El Patio del Níspero” (que aloja un increíble níspero de altura de más de tres pisos) es sencillamente, única y deliciosa. Después de persuadir al barman en la tercera o cuarta visita, conseguimos la receta, que adaptamos por la falta de algunos de los ingredientes locales.

Recetas de mojito hay una por cada persona que lo prepara, son interminables. Casi todas válidas, refrescantes y buenas, pero aquí tenéis otra más que os gustará. Su ligero punto ácido y dulzón le hace recibir elogios cada vez que la preparo. Un consejo: Servir siempre muy frío, con mucho hielo picado y… ¡mucho asúcar!

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 5 min.
  • Para 4 copas

Ingredientes

  • Dos limas
  • Hojas de hierbabuena fresca (al menos 40). ¡Que no falte!
  • Azúcar moreno (el volumen de medio vaso de agua). En su defecto, azúcar normal
  • Ron blanco limón (un tercio de vaso de agua)
  • Ron pálido (medio vaso de agua)
  • Licor 43 (un dedo del vaso)
  • Soda en sifón (Tipo Géiser)
  • Hielo picado (a ser posible). Comprado o lo puedes hacer en casa

Utensilios

  • Jarra de agua para hacer la mezcla, cuchara o mortero de madera, tablas de cortar, etc.
  • Picadora de hielo o similar y cucharón para servirlo
  • Servir con pajitas, muy frío, en vasos de boca ancha

Preparación

1. Lavar la hierbabuena y las limas. Separar las hojas de hierbabuena de los tallos, para al menos conseguir unas 40 (no temáis exceso de hierbabuena, porque siempre le dará un sabor fresco y agradable). Separaremos la mitad de las hojas, ya que parte la usaremos para hacer la base del combinado, y el resto la usaremos al final para presentar el mojito en el vaso. Las dos limas se trocean en rodajas, y a su vez en cuartos, quedando gajos de pequeño tamaño. Media lima se aparta para después servir. En una jarra de agua, vamos a preparar la base de las cuatro copas, que consta de las 20 hojas de hierbabuena, una lima troceada y media troceada, y el medio vaso de azúcar moreno. Se vierte primero la hierbabuena, después la lima, aplastándolo con la cuchara de madera para conseguir extraer el jugo de lima mezclado con el frescor de la hierbabuena, mas tarde se añade el azúcar y se mezcla, machacándolo todo.

2. A continuación se añaden los licores, el tercio del vaso de ron limón, el medio vaso de ron pálido y el dedo del Licor 43, que lo endulza. Se mezcla todo, junto con la base de lima, hierbabuena y azúcar, adquiriendo un color oscuro debido al efecto del azúcar moreno. Esta será la base de alcohol que “calentará” el mojito en los vasos donde se presente el cocktail, que seguidamente describimos.

3. La presentación: en un vaso de boca ancha, se colocan 4/6 hojas de hierbabuena en el fondo, junto con un par de trocitos de lima de los reservados anteriormente, se añade el hielo picado (se puede comprar, hacer en una picadora de hielo, batidora potente, thermomix, o a mano en último caso), si no es posible, hielo en cubitos. Se rellena el primer tercio del vaso con el concentrado de la base de alcohol mezclada con hierbabuena y limas de la jarra y finalmente se completan los dos tercios restantes el vaso con el sifón de soda (se puede sustituir por seven-up, sprite o casera, pero no será igual, cuidado con el azúcar), se coloca la pajita y se mueve un poco, quedando terminado. Hay que probar el primero por si hay que rectificar al final tanto de alcohol, como de dulzor, añadiendo más azúcar si fuese preciso. ¡Salud!


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest