Un sabio dijo: la riqueza de un humano se mide por la cantidad y calidad de los amigos que tiene. Gracias por ser parte de mi fortuna. Feliz Año

C117-ROSCÓN-REYES-LOLETA-08

¡Feliz año nuevo! ¿Que tal está yendo las fiestas? Espero que fenomenalmente bien, os deseo que el 2.014 sea un año muy generoso que supere todas vuestras expectativas, y en el que todos podamos compartir muchas alegrías y sonrisas… de corazón. Una vez comenzado Enero, la primera receta no podía ser otra que la del Roscón de Reyes. Mucha gente dice que hacer el Roscón de Reyes es un dulce muy difícil de hacer y que no merece la pena hacerlo en casa, pero como siempre yo no estoy muy de acuerdo…

Hace unas semanas estuve en la Pastelería Vait de la Calle Alcalá. Fuí a probar los cronuts tan de moda en Nueva York pero me rendí antes los Bocados de Roscón, vaya idea más original. En vez que comprar un roscón entero, puedes tomar versiones individuales, como si fueran pastelitos, de cada tipo, con distintos rellenos: crema, nata, trufa, chocolate… pero también con otros más originales como fresa o crema de yoghourt. Así te da la oportunidad de probar distintos tipos, y tomarlos en cualquier momento. Me encantó el concepto.

Y esto último me sugirió la idea de hacer para el próximo año estos deliciosos Bocados de Roscón. Este año, empezaremos por el más tradicional. El Roscón de Reyes no es un dulce que suela salir a la primera (hay que ser persistente), pero como todo en la vida, cuando practicas y lo consigues, la satisfacción de poder hacer tus propios roscones caseros, es infinita. Es verdad que hacer un buen roscón no es algo como freír un huevo, pero tampoco hay que ser un Pierre Hermé (afamado pastelero francés y unos de mis ídolos) para conseguirlo. Hay que tener en cuenta algunas pistas y tener altas dosis de paciencia, pero nada más. ¿Te atreves a hacer uno conmigo?

Empezamos por la primera. Por ejemplo, hay que tener en cuenta que aunque sea mucho más fácil hacerlo con levadura química, en mi opinión el roscón resultará mucho más esponjoso si lo hacemos con levadura fresca de panadero.

Por eso en mi receta usaremos levadura prensada de panadería (levadura fresca prensada) para que nuestro Roscón suba y mantenga durante unos días la esponjosidad. ¿Y dónde compro este tipo de levadura?. Pues en Mercadona, Carrefour… Son unos paquetitos refrigerados en los que vienen dos pastillas del tamaño de un caramelo toffe. Cada pastilla contiene 25 grs y para mi receta necesitaréis dos pastillas (aunque no enteras). Además, respecto al resto de ingredientes, hay que tener en cuenta que es mejor tenerlos todos a la misma temperatura ambiente, nunca fríos, y si son de buena calidad, más posibilidades de éxito tienes.

Otra pista. Respecto al amasado, podemos usar una batidora eléctrica para el amasado, pero yo os aconsejo que limitéis su uso solo al primer amasado y que después lo hagáis a mano. Aunque es más trabajo, el resultado lo merece. Para facilitados la tarea podréis usar un rascador.

Hay quien lo elabora dejando que repose solo dos veces, y salen muy ricos, pero en mis roscones he notado que sale mucho más bueno y esponjoso si se deja reposar tres veces distintas. ¿El truco para no cansarnos? Hacer una parte del trabajo un día y el resto al día siguiente. Así conseguiremos además un extra de suavidad en la masa.

Y por último y más importante, hay que elaborarlo con masa madre. ¡Dios mío!, ¿y qué es eso?. Pues nada de lo que debamos asustarnos. La masa madre es la base de la mayoría de panes. Provoca una fermentación lenta en la masa lo que hace que la masa leve (suba) lentamente y una vez horneada sea más esponjosa por más tiempo.

Como todo en cocina lo único que necesita un roscón es tiempo, paciencia y mucho cariño. Simplemente el olor que desprenderá vuestra cocina al hornearlo merece ya la pena el intento. Yo he probado con varias recetas hasta que he encontrado la mía propia, con cosas de aquí y de allí, y ahora no la cambio. Además el mayor lujo de hacer un roscón en casa es que ¡Por fin puedo comerlo sin tener que quitarle la fruta escarchada que a mi no me gusta!.

Vamos allá con mi receta. Espero que os salga bien, id paso a paso con cuidado, pero sobre todo con paciencia. No intentéis acelerar el procesos que irá en contra de la calidad del resultado.C117 ROSCÓN LOLETA 7

C117-ROSCÓN-REYES-LOLETA-02

C117-ROSCÓN-REYES-LOLETA-07

C117-ROSCÓN-LOLETA-ING-1

C117 ROSCÓN LOLETA ING 2

C117 ROSCÓN LOLETA 1

C117 ROSCÓN LOLETA 2

C117 ROSCÓN LOLETA 3.1

C117 ROSCÓN LOLETA 3.2

C117 ROSCÓN LOLETA 3.3

C117 ROSCÓN LOLETA 4

C117 ROSCÓN LOLETA 5

 

Ingredientes

Para la masa madre:

  • 150 g de harina de fuerza, 0,14 €
  • 100 ml de leche entera tibia, 0,06 €
  • 12,5 gr de levadura prensada de panadería 0,08 €

Para la masa del roscón:

  • 1 receta de masa madre
  • 550 g de harina de fuerza 0,50 €
  • 100 ml de leche entera tibia 0,06 €
  • 25 g de levadura fresca de panadería 0,17 €
  • 3 huevos 0,37 €
  • La ralladura de dos naranjas y dos limones 0,40 €
  • 100 g de mantequilla en pomada 0,39 €
  • 30 ml de esencia o aroma de Azahar (no sirve el agua de azahar de la farmacia. La esencia de azahar la venden en los supermercados. La más fácil de encontrar es de la marca Vahiné la tiene El Corte Inglés y es Aroma de agua de azahar. Es un frasco de 200 ml) 0,33 €
  • 20 ml de ron añejo 0,27 €
  • 200 g de azúcar 0,19 €
  • 1/2 cucharada de sal 0,05 €

Para decorar:

  • 2 yemas de huevo 0,24 € 30 ml de leche 0,02 € 100 g de azúcar 0,10 € 2 cucharadas de agua 0,01 € 150 g de almendras laminada, o piñones, o nueces… ¡échale imaginación! 1,80 €

Total 4,98 €, o lo que es lo mismo, 0,31 € por persona, lo cual para un dulce tan esponjoso y tradicional es nada. ¡Mucho más barato que comprarlo en la calle

Preparación

Preparación de la masa madre:

1. En un bol, quitar el frío de la leche para que quede tibia. No puede estar caliente porque entonces la levadura no cumpliría su propósito: no fermentaría y la masa no subiría.

2. Deshacer la levadura prensada en la leche tibia con ayuda de las manos o de una cucharita (yo prefiero deshacerla en la leche con una mano).

3. En otro tazón mezclar la sal y la harina tamizada. Añadir la leche con la levadura y mezclar con las manos hasta que tengamos una masa compacta. Hacer una bola y con ayuda de un cuchillo hacer una cruz.

4. Llenar un bol grande con agua tibia y sumergir la bola de masa madre. Pasados unos 10 minutos la bola flotará en el agua. Es el momento de sacarla del agua y de poder usarla.

Ahora pasamos a preparar la masa del roscón:

5. Tamizar la harina y reservar en un bol grande guardando aparte 4 cucharadas para amasar al final.

6. Lavar bien un limón y una naranja, secar y rallar con cuidado de no rallar la parte blanca porque amargaría.

7. En un bol grande de batidora eléctrica, mezclar con varilla los huevos, el azúcar, la vainilla, el ron, las ralladuras y la sal. Batir hasta que todo esté bien mezclado y la textura sea cremosa.

8. En un bol, quitar el frío de la leche para que quede tibia. No se puede calentar porque entonces la levadura no cumpliría su propósito: no fermentaría y la masa no subiría. Deshacer la levadura prensada en la leche tibia.

9. En un bol grande de batidora eléctrica poner la harina tamizada (dejando dos cucharadas sin mezclar) y añadir la mezcla de huevos y la leche con la levadura. Mezclar con el accesorio de amasado (en la Kenwood y Kitchenaid la “T”). Si no se tiene una batidora eléctrica con el accesorio de amasado habrá que hacer todo el proceso a mano, mezclando con ayuda de los dedos hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.

10. Añadir entonces la mantequilla en pomada, la esencia de azahar y la bola de masa madre que teníamos reservada fuera del agua. Amasar con la batidora eléctrica durante unos 20 segundos y parar la batidora. Cubrir con papel film y dejar reposar hasta que doble el volumen (una hora aproximadamente). Este es el primer levado de nuestra masa.

Ahora seguiremos con el amasado manual.

11. Podemos amasar de dos maneras:

– Engrasar con aceite de oliva las manos y la superficie donde vamos a amasar, y comenzar con el amasado. Al principio cuesta mucho porque la masa está muy pegajosa. Nos podemos ayudar de un rascador que nos facilitará este paso.

– También se puede amasar enharinando la superficie. En este caso vamos incorporando poco a poco la harina que hemos dejada apartada al principio.

Hay que procurar no añadir más harina de la cuenta ya que si lo hacemos la masa quedará menos esponjosa y más densa. Estará igual de bueno pero no es aconsejable excederse con la harina. El amasado nos llevará unos 10 minutos hasta conseguir una masa homogénea y flexible. Hacer una bola. Colocar en un recipiente y poner harina debajo y encima de la bola de masa. La harina evitará que la masa se desgasifique (se baje de golpe al soltar todo el aire), al sacarla del bol.

12. Llegados a este punto podemos optar por hornear la masa ese mismo día o por guardarla para el día siguiente:

Opción A – Si vamos a hornear el roscón ese mismo día, tapar el bol con un trapo de algodón y dejar reposar durante 2 horas en un sitio cálido (cerca de un radiador a temperatura baja, o dentro del horno precalentado a 50º durante unos minutos, y lo apagamos al introducir el bol). Lo dejaremos reposar durante 2 horas (segundo levado).o hasta que doble el volumen

Pasado este tiempo amasamos suavemente y esperamos 10 minutos para relajar la masa. Le daremos la forma deseada: dos roscones tradicionales, uno (pero será enorme), o varios pequeños sin agujeros en el centro. Los colocamos en una bandeja de horno poniendo debajo de los roscones un papel vegetal o un silpat y espolvoreamos harina debajo y sobre los roscones. Dejar reposar los roscones unos 50 minutos más (tercer levado). Mientras precalentar el horno a 220ª.

Opción B – Si nos conviene más hornear el roscón al día siguiente y una vez hayamos terminado el punto 12, cubriremos el bol con un paño de algodón y lo meteremos en la nevera para que repose allí (primer levado) unas horas o toda la noche (segundo levado). Sacar la masa de la nevera al menos dos horas antes de hornear. Pasadas al menos dos horas, le daremos forma de roscón amasamos suavemente y esperamos 10 minutos para relajar la masa. Le daremos la forma deseada: uno grande, dos mediados o seis pequeños. Se colocan en una bandeja de horno con una papel vegetal o silpat cubierto de harina, y espolvoreamos harina encima de los roscones. se tapan con un trapo y se vuelven a dejar reposar una hora. Esta opción hace que el levantado de la masa sea más lento lo que hace que luego el roscón salga más esponjoso y dure más tiempo blandito (tercer levado).

13. Se precalienta el horno a 220 grados.

Para decorarlo, pintar con una yema de huevo y un poco de leche. La leche evitará que el roscón se tueste más de la cuenta al hornearse.

Mezclar el azúcar con unas gotas de agua hasta que se forme una pasta y hacer montoncitos sobre el roscón. Espolvorear con las almendras laminadas o picadas, piñones, fruta escarchada o lo que más o apetezca.

Cuando se vayan a introducir los roscones en el horno, se baja la temperatura a 200º y se hornean durante cinco minutos. Pasado este tiempo, bajamos la temperatura a 180º y horneamos durante unos 15-20 minutos más. Si vemos que se tuesta de más, podemos taparlo con papel aluminio.

Solo se puede hornear una bandeja cada vez, de modo que si tenemos más de una, hornearemos primero una dejando en reposo la otra los 20 minutos hasta que la del horno esté lista.

14. Dejar enfriar los roscones completamente antes de tomarlos… ¡si sois capaces claro! Si se quiere se pueden rellenar de crema o de nata, pero tal cual están riquísimos, y no os podéis imaginar el olor que tendrá toda la casa… ¡a gloria!

 

 

Trucos y consejos

  • – Ten todos los ingredientes a temperatura ambiente, y la mantequilla aunque blanda, no debe estar deshecha ni líquida.
  • – La levadura que se necesita para el Roscón de Reyes es de panadero. Puede ser seca o fresca y podéis utilizar indistintamente una u otra, aunque a mi me gusta más la fresca.
  • – Si la masa está pegajosa y no la puedes trabajar bien, continúa amasando. Si aún así siguiera pegajosa, añade un poco de harina, pero no más de la estrictamente necesaria. Recuerda que es importante tener las manos mojadas en aceite para poder amasar bien, y que un rascador será muy útil.
  • Al tratarse un dulce típico del desayuno y merienda de Reyes yo os voy a recomendar tomarlo con una taza de chocolate caliente. Lo podéis hacer en casa pero yo soy fan del Chocolate a la taza Ram. Se vende en tetra bricks de un litro y está tan bueno que en verano a mi hijo le encanta tomarlo como si fueran natillas. El precio de un litro es de 1,63 € y está tan rico que no merece la pena el engorro de hacerlo en casa. Solo hay que calentarlo y a mi me gusta añadirle un poco de leche. ¡Delicioso!
  • Nivel de dificultad: Intermedio
  • Tiempo de preparación: 4 horas y media aproximadamente o un día dependiendo de cuándo deseemos hornear
  • Comensales: 16 personas (salen dos roscones)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest