“Si no actúas como piensas, vas a terminar pensando como actúas”

La mermelada es una conserva de frutas cocidas en azúcar. Los griegos de la antigüedad ya cocían membrillos en miel, se especula que es el origen.

Lo normal es que la proporción para la elaboración sea la misma cantidad de azúcar que de la fruta elegida, pero habrá que tenerse en cuenta si la fruta está ácida o demasiado dulce.

La de mango por ejemplo, necesita la mitad de azúcar si los mangos están bien maduros y son de la Axarquía, que es una de las pocas zonas de España que dan unos mangos impresionantes.

Por el contrario, la de ciruelas o la de nísperos, necesitan 1/4 más de azúcar salvo que las frutas sean muy dulces.

Es cierto que las mermeladas se venden y que en España, cada vez se hacen mejores mermeladas, pero nada comparable al sabor de una mermelada dulce. Son facilísimas de hacer y podréis darle salida casi a cualquier fruta que se os haya pasado un poco de maduración.

A mi, por ejemplo, me encanta la de mango, así que cuando llega la temporada, congelo gran cantidad de fruta. La limpio, la troceo y la empaqueto en bolsas de unos 500 grs. en el congelador, de modo que cada vez que me apetece, hago mermelada. La pongo en botes reciclados de cristal con sus tapaderas, y me aguantan en la nevera durante meses.

Aprovechad esta técnica para las frutas maduras y dejaréis de comprar mermelada. ¿Os atrevéis?

  • Dificultad: Muy fácil
  • Para tres botes de cristal (unos 800 grs de mermelada)
  • Tiempo de elaboración: 30 minutos

Ingredientes

  • 500 grs de frutos rojos (sirven también congelados, aunque con los frescos se hace una mermelada insuperable) 2,00 €
  • 500 grs de azúcar 0,50 €

Total 2,50 € para obtener unos tres tarros de mermelada. Una lujazo super barato con el que podréis sorprender a vuestros invitados. Esta mermelada podéis usarla para acompañar quesos, para cubrir tartas o simplemente para untar el pan.

Utensilios

  • Un cazo y una cuchara de palo
  • Botes de cristal con tapas

Preparación

1. En un cazo poner las frutas con el azúcar. Dejar cocer a fuego medio durante unos 20 minutos.

2. Añadir un poco de zumo de limón al gusto. dejar cocer durante otros 15 minutos hasta que la mermelada haya espesado y tenga una textura algo consistente.

3. Colar las pepitas de la fruta y depositarla en vasos de cristal. Tapar y darle la vuelta a los botes para forzar el vacío. Hay que dejar que los botes se enfríen boca abajo, y una vez hayan perdido el calor, poner en la nevera. Se conservan bien durante tres o cuatro meses. Genial, ¿eh?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest