“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”

Madrid es una ciudad donde siempre se descubren cosas nuevas. Como cualquier otra gran capital, se mueve constantemente y que siempre ofrece vanguardia a sus habitantes y a sus visitantes. En mi última visita, decidí buscar algunos mercados ecológicos y orgánicos. Este tipo de locales marcan tendencia y además de ser un nido repleto de productos eco, son también lugares de peregrinación de foodies y cocinillas. ¿Te vienes conmigo? ¡Vamos!

 

mercados ecológicos madrid

El primero que visité fué El Huerto de Lucas, en la Calle San Lucas 13. En pleno barrio de Chueca, este mercado que ocupa una antigua pacificadora y que abrió sus puertas hace solo unos meses, pretende ser un mercado de comida “orgánica” donde los productos de primera necesidad con el sello “eco” pueden comprarse a diario. Proyecto familiar que abandera el chef madrileño Javier Muñoz-Calero tiene como objetivo crear en nosotros una tendencia natural al consumo de productos orgánicos y ecológicos para crear hábitos de vida más sanos.

mercados ecológicos madrid

mercados ecológicos madrid

A la entrada encontramos un jardín vertical que nos anuncia que aquí todo es natural y eco-friendly. El mercado está formado por ocho puestos donde poder comprar carnes, panes, helados, zumos respetando siempre la temporalidad natural de frutas y verduras. La cuidada decoración y mobiliario que conforma el local (cuyo diseño bio-saludable está firmado por More-Co) es amiga del medio ambiente y los embalajes y servilletas usados en los distintos puestos son reciclables. Podemos tomar un helado, una deliciosa tarta o un menú orgánico en su cantina central, recibir un masaje en el momento o someternos a un tratamiento para la piel con fórmulas totalmente naturales. Un lugar agradable e ideal para visitar con la familia. Su amplio horario, desde las 9:00 hasta medianoche nos permite acercarnos en cualquier momento.

mercados ecológicos madrid

mercados ecológicos madrid

El otro que visité, bien cerca del anterior, en calle Regueros 8, se llama La Magdalena de Proust. Se trata de una gran tienda donde todos los productos que venden llevan el sello “eco” y donde la elaboración de panes y dulces usa exclusivamente harinas eco y un proceso productivo igualmente orgánico. Se divide básicamente en cuatro secciones: un obrador de pan, una sección de comida preparada, una tienda ecológica y una escuela de cocina, que fue lo que más me llamó la atención.

A la entrada nos topamos con la panadería donde además podemos comprar harinas eco para poder elaborar pan en casa. Todo el proceso de elaboración y todos los ingredientes que se usan están dotados del sello eco. Es conveniente entender esto porque hay muchas panaderías que cataloga su pan como eco, cuando lo único que hacen es usar alguna harina ecológica en la elaboración de sus panes. Para que un pan sea eco, lo deben ser todos sus ingredientes, y en el proceso productivo no puede existir riesgo de “contaminación” con productos que no lo sean: las máquinas y amasadoras deben estar limpias de productos y harinas no eco.

mercados ecológicos madrid

La variedad de productos a la venta en la tienda es amplia comparado con el tamaño del local. Pude comprar un delicioso ketchup orgánico que llevaba mucho tiempo buscando, encontré bastantes clases de bulgur y de otros cereales menos conocidos. La comida preparada también

Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue su escuela de cocina, en la que imparten cursos para aprender a elaborar pan eco con masa madre, cocina vegetariana-vegana, y macrobiótica entre otros. ¿La novedad? Además del concepto orgánico, que allí mismo pueden los alumnos comprar los ingredientes para poder elaborar las recetas aprendidas durante el curso.

En fin, que me encantó la tarde que mi hijo y yo pasamos aprendiendo un poco más de esta cultura que yo creo que vive más entre nosotros de lo que muchos creen.

Y después de este paseo, os propongo una dulce que me lleva directamente a mis años de colegio: los tigretones. Hace poco, mi hijo me preguntó que si de verdad estaban buenos. Le compré uno pero como está poco acostumbrado a la bollería industrial, no le gustó mucho. Me negaba a que le quedara ese sabor para identificar a mis anhelados tigretones, así que me decidí a hacérselos en casa. El resultado es este y espero que os guste tanto como nos gustó a nosotros. ¡A disfrutar!

Pero me ha entrado unas ganas de dulce que creo que me voy a comer este delicioso tigretón que hice en casa el otro día. ¡Está de muerte!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest