Hoy estoy feliz de traeros estos macarrones con champiñones y cebollas caramelizadas. Además de ser una receta de 10, es que vengo a presentaros una nueva colaboración de Loleta con Staub, una marca francesa de menaje de hierro fundido y cerámica que me tiene enamorada desde hace muchos años.

Me encanta su diseño pero sobre todo me encantan sus colores y la calidad de sus productos. Son muy elegantes y consiguen dar un toque único en la mesa. Así que esta receta le va como anuilo al dedo porque es también una receta elegante pero sencilla que podréis preparar por completo en esta preciosa cacerola de hierro.

Esta receta la aprendí hace mucho tiempo de la familia Broutin gracias a Josephine. Ella (bueno su familia, los Broutin), fue mi primera anfitriona en Francia cuando empezaba a estudiar francés justo al terminar el colegio y antes de comenzar la universidad. Ese verano lo pasé en Pau, una localidad al sur de Francia donde Josephine veraneaba con su familia en una preciosa casa que a mi me pareció una mansión (y creo que hoy me lo seguiría pareciendo) con piscina, pista de tenis, jardín interminable y casa de invitados.

Se trataba de una familia grande, de la Normandía en el norte de Francia (Lille), de esas que en vacaciones se juntan. Quiero recordar que eran cuatro hermanos y cada uno con su familia a su vez, por lo que el lugar resultaba idóneo para aprender francés: muchos niños y mucha gente con ganas de pasar un verano relajado. Josephine era la más pequeña (de mi edad), y resultó un planazo de verano.

Pero no solo por el francés que aprendí que es verdad que allí es donde me solté a hablar, sino también por todo lo que hice aquellos días en el sur de Francia. Pude conocer bien las playas de Biarritz, hacer largas caminatas de senderismo por los Pirineos, visitar Lourdes y hasta aprender a jugar al golf. Lo único malo de aquél verano es que engordé un montón: ¡cómo se comía en aquella casa! Y ¡a todas horas! Desayuno a lo grande, aperitivo en la piscina, comidas deliciosas, meriendas con chocolate, unas cenas de escándalo y estos macarrones con champiñones y cebollas caramelizadas. Casi no me entraban los pantalones al volver.

Pero sobre todo, lo que nunca olvidaré es con el cariño con que me trataron todos en aquella gran familia. Siempre me he considerado una persona con suerte en la vida, pero sobre todo con mucha suerte con la gente que he ha acogido en sus casas cuando he viajado de jovencita. Guardo recuerdos imborrables de aquellos días y aunque perdí el contacto con ellos por completo, nunca los olvidaré. Gracias a la familia Broutin por hacer de aquel verano uno mágico, y gracias también ¡por la receta de estos macarrones con champiñones y cebollas caramelizadas!

macarrones-con-champinones-y-cebollas-caramelizadas-2

macarrones-con-champinones-y-cebollas-caramelizadas-4

macarrones-con-champinones-y-cebollas-caramelizadas-3

macarrones-con-champinones-y-cebollas-caramelizadas-5

Ingredientes

  • 4 cucharadas de mantequilla 0,29 €
  • 2-3 cebollas 0,70 €
  • 1 cucharada de azúcar moreno 0,10 €
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire 0,20 €
  • 250 ml de vino tinto 0,60 €
  • 250 g champiñones, en rodajas 1,48 €
  • sal + pimienta 0,02 €
  • 2 dientes de ajo picados 0,03 €
  • 3 tazas de caldo de pollo + 3/4 tazas de agua 1,20 €
  • 500 g de macarrones o tu pasta favorita 0,50 €
  • 2 hojas de laurel 0,10 €
  • 2-3 ramitas de tomillo fresco 0,15 €
  • una pizca de pimienta de cayena 0,05 €
  • 180 g de queso gruyere rallado 2,00 €

Total 7,42 que suponen1,48 € por ración de las 5 generosas raciones que te saldrán con estas cantidades

Preparación

1 Calentar una olla grande de bordes altos a fuego medio-alto y agregar la mantequilla.

2. Añadir el azúcar moreno y las cebollas picada y cocinar unos 10 minutos, moviendo con frecuencia, hasta que se ablanden. Añadir la salsa Worcestershire y el vino, y dejar que todo se cocine a fuego suave hasta que el vino se haya evaporado y las cebollas estén caramelizadas.

3. Añadir el ajo y los champiñones a la cebolla y rectificar de sal y pimienta. Añadir el caldo y el agua y dejar que hierva.

4. En este punto añadir la pasta, las hojas de laurel y el tomillo y dejar cocinar hasta que la pasta esté al dente.

5. Añadir un toque de pimienta cayena y la mitad del queso gruyere con el queso gorgonzola. Dejar integrar bien durante un par de minutos. Cubrir con el resto del queso rallado y poner al grill para fgratinar hasta que el queso se haya derretido.

6. Servir con unas ramas de perejil.

Trucos y consejos

  • Añade unas tiras de bacon o de jamón a los macarrones.
  • Puedes hacerla con cualquier tipo de pasta
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Dificultad: media
  • Raciones: 4

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest