Estas son las mejores patatas bravas que he probado en mi vida y son siempre un éxito asegurado. Las hacemos en casa siguiendo esta receta que mi marido decidió hacer un día que tenía antojo de patatas bravas y yo estaba liada en otras tareas.

Habíamos estado comiendo unos días antes en La Deriva, el restaurante de Carlos Caballero en Málaga (y que me encanta), y entre otras cosas muy ricas, pedimos las patatas bravas. Y es que hay platos que siempre pido cuando voy a un restaurante porque me dicen mucho de la cocina: las croquetas, la ensaladilla rusa y las patatas bravas. De este modo, probando esos platos, puedo hacerme a la idea de cómo se cocina, pero los pido sobre todo porque me vuelven loca.

Y tengo que deciros que las patatas bravas de Carlos me encantaron. También tienen dos salsas, una debajo de las patatas picante y otra encima cremosa y suave. Me acordé también de las patatas bravas de Chicote que me encantan y tras darle unas vueltas decidimos hacer nuestra versión de las mejores patatas bravas, mezclando lo que más nos había gustado de cada una.

Juanje comenzó por hacer una salsa de tomate espesa, de mucho chup chup en una sartén grande donde puso a freír lentamente tomates, un poco de pimiento verde y cebollas. Luego, con un poco de esto y un poco de aquello, llegó a una salsa espectacular. Pero tengo que avisaros que lleva su tiempo, aunque también hay truco y podéis haceros con una versión express de las mejores patatas bravas que no os defraudará. Vamos con la receta que ¡ya estoy salivando!

Las mejores patatas bravas 4

Las mejores patatas bravas 6

Las mejores patatas bravas 5

Ingredientes

  • 1,5 kg de patatas – si son pequeñas mejor y es importante que todas sean del mismo tamaño para que se cocinen por igual. – 1,70 €
  • 300 ml aceite de oliva virgen para freír 0,95 €
  • sal 0,01 €

Para la salsa de tomate

  • 3 dientes de ajos 0,25 €
  • 2 cebollas 0,40 €
  • 700 g de tomate casero frito (también vale el que compráis en el súper tipo casero frito en aceite de oliva) 2,06 €
  • 2 chiles rojos 0,45 €
  • 1 cucharada de orégano seco 0,10 €
  • 2 hojas de laurel 0,04 €
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo 0,05 €
  • 1 cucharadita de pimentón picante 0,08 €
  • 50 ml de vinagre de vino blanco 0,02 €
  • 1 cucharadita de salsa sambal oelek (salsa de chile) 0,20 €
  • 1 ñora 0,10 €
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 0,15 €

Para la mahonesa

  • 400 ml de aceite de girasol 0,48 €
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra 0,35 €
  • 1 huevo 0,13 €
  • sal 0,01 €
  • 40 ml de salsa Kimchee – debido a que pica mucho podéis añadir más o menos en función de vuestro gusto) 0,47 €
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce 0,04 €
  • unas ramitas de cebollino picado 0,20 €
  • un poco de pimentón para decorar 0,02 €

Total 8,26 € que entre las 15 tapas que tendrás de estas deliciosas patatas, suponen 0,55 € pot una tapa que te sabrá a poco y te terminarás tomando una ración entera. ¡Ya verás!

Preparación

1 Primero, en una cacerola ponemos las patatas, añadimos un puñado de sal y cubrimos con agua. Dejamos cocer hasta que estén tiernas (si en olla rápida 5 minutos en presión 2, y si en cacerola unos 20 minutos)

2. Mientras tanto picar finamente la cebolla y pelar y picar los ajos. Reservar.

3. En una cacerola o sartén grande con el aceite, freír los ajos, los chiles frescos y la cebolla a fuego medio-bajo hasta que la cebolla esté dorada.

4. Después, añadir el pimentón y la ñora y dar unas vueltas. En ese momento añadimos el tomate frito, el vinagre y el sambal oelek junto con las especias y el orégano y dejamos cocer a fuego suave durante unos 30 minutos hasta que el tomate esté bien espeso. Una vez la salsa esté lista, retiramos del fuego y con ayuda de un robot de cocina o minipimer, trituramos hasta obtener una salsa fina. Rectificar de sal y reservar

5. En un vaso alto y con ayuda de una batidora de mano, hacemos la mahonesa con el huevo, añadiendo el aceite poco a poco hasta obtener una mahonesa espesa y dura. Añadimos el pimentón y la salsa kimchee y mezclamos bien a mano. Reservar.

6. Cuando las patatas estén listas, las colamos. Abrimos la patata en dos mitades. Cada mitad en dos trozos y estos en otros dos. de este modo los trozos se freirán a la vez de manera igual.

7. Calentar bien el aceite y freír las patatas hasta que tengan un color dorado uniforme y estén crujientes por fuera. Poner sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

8. En un plato colocar unas cucharadas de la salsa de tomate picante. Poner sobre ella las patatas fritas y terminar napando con la mahonesa de kimchee. Terminar con un poco de cebollino picado y un poco de pimentón espolvoreado por encima y aquí tienes las mejores patatas bravas. ¡No has probado nada igual!

Trucos y consejos

  • Para una versión rápida y light de las mejores patatas bravas, compra patatas frescas preparadas para el microondas. Son unas bolsas que vienen con patatas crudas sin pelar y que en 3 minutos están listas. Luego pásalas por una sartén con muy poco aceite para dorarlas
  • Yo uso el tomate frito tipo casero del supermercado. Lo venden en bote de cristal y me ahorro tener que freír el tomate en casa que siempre tarda mucho tiempo
  • Dificultad: media
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Raciones: 15 tapas bien servidas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR