“La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”

Ensalada César V.O.

La ensalada César tiene mil y una formas de presentarse, pero dicen que hay una receta única y original de los años 30 que fue la que el cocinero italiano Alex Cardini, del restaurante propiedad de su hermano César, ganó en un consurso, haciéndose universal. Cuentan que inicialmente se denominó “Ensalada de los aviadores”, y que venía de alguna receta italiana de tiempos de crisis, y más tarde, debido a su aceptación, el propio César la registró y la llevó a la fama mundial. Otras versiones apuntan que el nombre de proviene del Hotel César, supuestamente propiedad de la misma persona.

Resulta ser una ensalada contemporánea y urbana, pese a ser considerada originaria de Tijuana (México). Me recuerda a ciudades cosmopolitas como Londres, Nueva York o Hong-Kong ya que es un plato recurrente allí, de esos que cuando estás de viaje en este tipo de ciudades y algo harto de probar cocina autóctona, te devuelve mentalmente a occidente. Y hablando de Hong Kong, me gustó mucho su Skyline porque, aparte de su arquitectura “high tech”, hubo un detalle que lo hizo especial. Por las tardes, los edificios situados en la primera línea de la propia isla de Hong Kong, ofrecen una panorámica espectacular desde la parte peninsular de Kowloon, ya que se iluminan artísticamente por unos 15 minutos en sintonía con la música de las emisoras de radio local.

La salsa de impronunciable nombre original “Worcestershire” conocida como Salsa Perrins que acompaña a la ensalada César, tiene su origen en la cocina india. Debido al contacto que mantuvo con el Reino Unido, fue importada a las islas británicas, popularizándose en Europa en los años 30. Se compone de vinagre, melaza, jarabe de maíz, agua, chilli, salsa soja, pimentón, tamarindo, anchoas, cebollas, chalotas, clavo y ajo. Otra receta bien conocida donde también se emplea la salsa es el famoso Bloody Mary. Probadla en distintos acompañamientos y salsas en pocas dosis porque es fuerte, veréis que buen sabor aporta.

  • Nivel de dificultad: Fácil (Ideal para niños)
  • Tiempo de preparación: 15 min.
  • Comensales: 4 personas

Ingredientes

Para la ensalada

  • 1 Lechuga de hoja sabrosa (la original es romana, pero me gusta mucho la tipo Batavia de Asturias o Trocadero de Murcia). Esta usé y es el secreto, que la hoja de lechuga tenga mucho sabor. 2,15 €
  • Unos 100 gr. de cuscurros de pan fritos “croutons” o picatostes (o en su defecto comprados). 1,42 €
  • 1 huevo cocido y laminado en rodajas finas. 0,13 €
  • Queso parmesano reggiano (aprox. 300 gr.), pero si te gusta el queso, añade todo el que quieras 7,17 €. Si no dispones de éste, puedes usar cualquier otro parmesano
  • Un poco de pimienta al final 0,05 €

Para la salsa (se hace como una mayonesa más líquida)

  • 1 huevo crudo 0,13 €
  • Medio vaso de aceite de oliva 0’4 (le va fenomenal), vertiéndolo poco a poco 0,40 €
  • 1 cucharada normal de salsa WORCESTERSHIRE más conocida aquí como salsa Perrins o salsa Inglesa 0,30 €
  • Zumo de medio limón, sal y pimienta 0,20 €

Total: 11,95 €, a dividir entre cuatro, 2,99 € por persona

Utensilios

  • Cacillo y batidora
  • Rallador de queso
  • Tablas de cortar, recipientes varios, etc.

Maridaje

Os propongo para este plato un blanco, con suficiente acidez para aguantar todo. Por ejemplo, Dominio de Tares 2010 de D. O. Bierzo, cuya variedad de uva es godello. Su precio ronda los 14,75 €

Preparación

1. Se cuece el huevo duro, y se corta en finas rodajas

2. Lavamos la lechuga hoja por hoja y se escurren o se secan con papel de cocina. No debe quedar agua añadida. Se trocean en tres o cuatro piezas cada hoja, no cortándola muy pequeñas, pero lo suficiente como para que se coman cómodamente, y reservamos.

3. Rallamos el queso parmesano. A mi particularmente me gusta rallar para este plato con un tamiz medio. Lo reservamos para añadirlo al final.

4. En un plato grande o fuente llana, colocamos las hojas troceadas de lechuga, los picatostes y el huevo duro repartidos.

5. Para elaborar la salsa, se procede como si se fuera a batir mayonesa: en el vaso de la batidora se añade el huevo crudo, una pizca de sal y pimienta, se exprime medio limón, se añade la cucharada de salsa Perrins y un poco de aceite. Se comienza a batir incorporando poco a poco el resto de aceite hasta que monte sin parar de batir. Estará lista cuando haya montado pero la salsa tenga una textura más buen líquida.

6. Para terminar, se vierte la salsa justo antes de servirse repartida por la ensalada y se añade el queso rallado por igual. Se salpimenta un poco y estará lista para comer. ¡Exquisita!

7. Una recomendación: La ensalada César es mundialmente conocida por su acertado sabor y simplicidad. Se le pueden añadir todos los ingredientes imaginables: pollo, jamón, gambas, empanados, etc., pero prueba a hacerla un día tal como es, sin ningún añadido, verás como disfrutas de la esencia del sabor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest