Esta es la receta del mejor tiramisú casero y el más fácil. Es la receta del tiramisú de Antonio, un compañero de trabajo que me dio esta receta hace un montón y que no he cambiado nada.

En la empresa en la que yo trabajaba, hace ya mucho, teníamos por costumbre llevar algún dulce para compartir el día de nuestro cumpleaños o nuestro santo. Había quien lo compraba en una pastelería, quien llevaba una caja de galletas o bombones, y quien preparaba en su casa algo rico que compartir.

Todos los años esperábamos a que llegara el cumpleaños de Antonio porque él siempre preparaba este tiramisú por el que todos nos peleábamos cuando llegaba el día.

Nunca supe cómo se hizo él con esta receta, aunque quiero recordar que se la dio alguna amiga italiana, pero lo cierto es que la guardo como oro en paño.

Después de eso, he probado otras muchas recetas de tiramisíú, pero nunca uno tan bueno como este en el que los sabores se balancean muy bien. Con un toque de cognac que no se nota pero que le da fuerza al sabor de la crema. Sin duda es el favorito de Juanje, mi marido, que no es muy dulcero q¡pero que es súper fan del mejor tiramisú casero según él

Es muy fácil de preparar, incluso si no tenemos batidora eléctrica porque podemos hacerla con una mini pimer o unas varillas manuales, se puede preparar por adelantado e incluso congelarlo, aunque nada como tomarlo unas horas después de haberlo hecho. El cacao realza su sabor con el café. Un postre de 10 que podrás preparar en casa como un verdadero italiano.

Ingredientes

  • 500 g de queso mascarpone
  • 250 g de azúcar glas
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 3 cucharadas de coñac o brandy (en realidad se usa licor de almendras pero a mi me gusta más con brandy)
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 paquetes de galletas tipo bizcocho
  • 1 taza de café (podéis usar descafeinado como yo)
  • 3 cucharadas de cacao puro en polvo

Todos los boles y el molde usado en la elaboración de esta receta son de Revol, mi marca de porcelana favorita para el menaje. La colección es Color Lab que podéis encontrar en muchos colores, todos preciosos y que lucen súper bonitos en mi mesa.

Preparación

Separar las yemas de las claras y reservar las claras.

En un bol grande batir las yemas con el queso, el azúcar y el coñac, Batir con ayuda de unas varillas eléctricas hasta que la mezcla esté bien cremosa. Con ayuda de una espátula, bajar lo que haya pegado en las paredes, y reservar

En otro bol, batir las claras hasta conseguir picos suaves. Comenzamos a batis y cuando hayan espumado un poco, añadimos una ciucharada de azúcar para ayudar a que blanqueen y se mantengan formes. Yo las batí a a mano, para que veáis que se puede hacer, pero se trata un poquito más de tiempo,. Si tenéis unas varillas eléctricas mucho más fácil y rápido

Cuando las claras estén listas, comenzar a añadirlas a la crema de queso poco a poco, con ayuda de unas varillas manuales o una espátula hasta que queden bien integradas y la crema quede bien espumosa.

En un molde rectangular, o en unos vasos individuales, poner una capa de bizcochos bañados en el café. Sobre esta capa pondremos una capa de crema. Luego otra de bizcochos mojados en café y terminaremos con una de crema. Dejaremos enfriar en la nevera durante al menos 4 horas. Lo mejor es prepararlo la víspera y dejarlo enfriar 24 horas para que se asiente bien.

Antes de servirlo lo espolvoreamos con cacao puro en polvo y ¡a disfrutar!

Trucos y consejos

Prepáralo el día de antes y ganarás en sabor y en textura

Si no quieres usar alcohol no tienes por qué hacerlo

Tiempo de preparación: 30 minutos

Dificultad: media

Raciones: 12

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest