Este bundt cake de naranjas sanguinas fue toda una sorpresa cuando lo hice por primera vez. Una de mis tías acababa de ser operada unos días antes de un brazo y estaba un poco baja de ánimo. Como yo salía de viaje al día siguiente, no quise dejar de ir a visitarla a su casa en cuanto le dieron el alta, y verla así antes de irme (en mi familia somos muy apretados, estamos encima unos de otros y nos encanta). Y por supuesto no iba a ir con las manos vacías.

En esta época me encantan las naranjas sanguinas. Las descubrí cuando vivía en Madrid (allí hay en todos los puestos de los mercados cuando llega la temporada), y me parecía muy divertido usarlas porque aunque su sabor es el de una naranja de toda la vida, su color de zumo es diferente, y se parece más al del pomelo que al de la naranja. Así que siempre compro algunas en temporada (aquí en Málaga las encargo y las tengo sin problema).

Nunca había usado las naranjas sanguinas para hacer un glaseado por lo que nunca había visto el color rosa que da a la crema de azúcar. Se lo vi a Edd Kimber, uno de mis reposteros favoritos aunque el suyo estaba cubierto con gajos de fruta y almendras fileteadas.

Decidí modificar algunas cantidades y añadir algún toque, y por supuesto hacerlo en un bundt cake porque quedan ¡tan bonitos! y así llevárselo a mi tía que seguro le gustaría para su primer desayuno fuera del hospital. Y dicho hecho. Un rico bundt cake de naranjas, desayuno feliz en casa y el bizcocho le encantó a ella y a los demás de su casa (sobre todo a mi prima Merry que está embarazada y de antojo de bizcocho constante, así que pronto le llevaré otro). Espero que a vosotros os guste tanto como a ella.

 

 

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 450 g de azúcar
  • 300 g de nata líquida doble (es una nata inglesa pero si no está disponible, sustituir por nata líquida con un 33% de grasa al menos)
  • 4 huevos grandes
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 4 naranjas sanguinas (que usaremos en las tres partes de la receta: bizcocho, almíbar y glaseado)
  • 450 g de harina
  • 3 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 250 g de mantequilla

Para el almíbar

  • 80 g de azúcar
  • 50 g de zumo de naranjas
  • 30 g de licor de naranjas cointreau (opcional)

Para el glaseado

  • 300 g de azúcar glas
  • 3 cucharadas de zumo de naranja sanguina

 

Preparación

Precalentar el horno a 180 ° C. Engrasar un molde (yo usé spray porque estos moldes con tantos recobecos son más fáciles de engrasar con el spray). Reservar.

En un bol mediano, mezclar la harina, la levadura en polvo y la sal.

En el bol de una batidora eléctrica con el accesorio de pala, batir el azúcar, la mantequilla, la vainilla y la ralladura de tres naranjas a velocidad media hasta que se mezclen bien y la mezcla haya aumentado el volumen y esté esponjosa (unos 5 minutos). Bajar lo que haya quedado pegado en las paredes.

Añadir los huevos uno a uno cuidando que quede bien incorporada la mezcla antes de añadir el siguiente.

Reducir la velocidad y poco a poco añadir la mezcla de harina a la mezcla de mantequilla, batiendo hasta que se integren bien. Añadir entonces la nata doble batiendo hasta que se combinen.

Volcar la mezcla en el molde preparado.

Hornear durante unos 50-60 minutos hasta que al insertar un palillo este salga limpio (el tiempo dependerá del molde usado. En el mío tardó 60 minutos).

Dejar enfriar en el molde durante 10 minutos antes de desmoldar.

Desmoldar el bundt cake de naranjas y dejar enfriar sobre una rejilla.

Mientras tanto preparar el almíbar: en un cazo calentar el zumo de naranjas con el azúcar, hasta que el azúcar se haya disuelto (no es necesario que hierva. solo que el azúcar se disuelva).

Empapar entonces con ayuda de una cuchara el bizcocho, dejando caer sobre él el almíbar. Dejar reposar el bizcocho por completo.

Preparar entonces el glaseado mezclando en un bol el azúcar glas con el zumo de naranja. deberá quedar una mezcla espesa pero que pueda dejarse caer con ayuda de una cuchara sobre toda la superficie del bizcocho, dejando que caiga por los lados del bundt cake de naranjas. Si fuera necesario repetir con otra capa de glaseado para que el color quede bien fijado. dejar enfriar al menos durante 30 minutos.

Trucos y consejos

  • Este bundt cake de naranjas congela perfectamente bien envuelto en papel film
  • Puedes decorar con nueces o almendras picadas por encima
  • Tiempo de preparación: 90 minutos
  • Dificukltad: media
  • Raciones: 12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest