“Si tu trabajo no supone una diversión, trabaja lo indecible para divertirte”.

Arroz jazmín frito con pollo en Español

El arroz de jazmín es el tipo de arroz más utilizado en Tailandia. Es un tipo de arroz de grano largo y fino, pero de un sabor delicado y de aroma dulce. Se cultiva en el sureste asiático y debe su nombre, ¿cómo no?, a su relación con la flor del jazmín. En Tailandia es el ingrediente más importante de su cocina, combinable con todo: cerdo, ternera, marisco, pescado, verduras, etc. a fin de cuentas no deja de ser como el pan en occidente, indispensable.

Tailandia es el epicentro turístico de Asia por excelencia, la España asiática. La verdad es que nunca me ha defraudado, ni la capital Bangkok, ni la interminables costas e islas que la rodean. ¡Es una pasada!. En mi opinión es el país idóneo para conocer como puerta de entrada a Asia. Su cultura, su gastronomía, la espiritualidad, la playa y el interior son parte de la imagen idílica del continente asiático.

Bangkok es su capital, cuenta con más de 8 millones de habitantes y resulta ser una urbe vibrante a la par que encantadora, caótica pero relajante. Posee de los complejos templarios y palacios más ricos y coloridos del país. Desde la famosa canción de los 80 “One night in Bangkok” tenía muchas ganas de conocerla, y reconozco que me impresionó. Lugares tan emblemáticos como el Palacio Real, un deslumbrante complejo de edificios que se comenzaron a construir en el siglo XXVIII y no se culminó hasta mediados del XX, cuando dejó de ser sede de la residencia del monarca. Estupas y los característicos techos puntiagudos rematados en sus limatesas por decorativas piezas doradas hacen del complejo un lugar difícil de olvidar, el paradigma de lo oriental.

Me centraré en el restaurante Vertigo y el Moon Bar, situado al aire libre en la terraza de la última planta del Hotel Banyan Tree Bangkok. Me lo recomendaron mis amigos Alba y Manolo que estuvieron antes de luna de miel y… ¡qué pasada de sitio!. El Hotel es de arquitectura contemporánea, de concepto limpio e impecable, pero el restaurante es de los pocos en el mundo que por más que te lo cuenten (como en las películas) te lo puedes llegar a imaginar. Pensad, planta… 61, terraza descubierta (no tiene pérgolas ni tejados ni nada) y las mesas repartidas a esa altura al descubierto con unas vistas nocturnas de Bangkok mágicas e impresionantes (te dan hasta una linterna para poder leer la carta). Junto a las mesas, el Moon Bar, donde poder tomar algún aperitivo o alguna copa despues de cenar. La experiencia resulta excitante, y la comida merece la pena (nosotros, un poco hartitos de asiático nos decantamos por lo occidental) muy, muy aconsejable para una cena romántica especial, porque los precios están a la altura del sitio, pero no dejéis de ir si visitáis Bangkok en pareja. Eso si, nada recomendable para personas que sufran de… ¡vértigo!

Acompañadme con la receta… es sencilla, sólo hace falta con los ingredientes. Cuando la probéis, no llamareis más al chino, creedme. ¡Vamos!

  • Nivel de dificultad: Fácil
  • Tiempo de preparación: 30 min.
  • Comensales: 4 personas

Ingredientes

  • 400 grs de arroz jazmín 1,00 € (En el Corte ingles o Mercadona por ejemplo)
  • 4 cebolletas chinas picadas 0,50 € (sustituibles por españolas si no tenéis)
  • 2 zanahorias picadas en cuadraditos pequeños 0,10 €
  • 1 pechuga de pollo picada en cuadrados 1,20 €
  • 1 huevo hecho tortilla picadita 0,09 €
  • 1 loncha gruesa de jamón cocido cortada en cubitos 0,90 €
  • 2 cucharadas de aceite de girasol 0,10 €
  • 1 cucharada de salsa de soja clara 0,10 € (En tiendas especializadas en comida china)
  • 1 cucharada de salsa de soja oscura 0,10 € (Idem)
  • 1 cucharada de salsa de ostras 0,10 € (Idem)
  • 1 cucharada de vino chino 0,15 € (Idem)

Para comprar productos orientales:

Perdonad el resto, pero seguro que por la web encontráis algo, ya proliferan por todos lados… nos invaden. Si no tenéis acceso a uno de ellos, hay dos opciones: Primera, haceros amigos del los asiáticos que regentan el “chino” del barrio, y pedirle que os lo suministren, seguro que lo harán. Segundo, nos rendimos y recurrimos a la salsa de soja de toda la vida, no sale igual pero… ¡siempre hay una salida!

Total para los cuatro comensales 4,34 €, es decir, 1,09 € por persona. Sano, barato y muy oriental.

Utensilios

  • un wok o una sartén
  • un cazo
  • una cuchara de madera, boles, tablas de cortar, cuchillos.

Maridaje

La comida oriental va muy bien con los vinos blancos. Para este arroz os recomiendo uno de mis favoritos, el Viña Esmeralda, que muy frío es casi inmejorable y con un precio magnífico: 6,50 €.

Preparación

1. En una cacerola medir el arroz y poner la misma cantidad de arroz que de agua del grifo. Comenzar a cocer a fuego fuerte hasta que el agua se haya evaporado. En ese momento retirar del calor, tapar bien y dejar reposar 10 minutos tapado. Pasar a un bol y ponerlo en la nevera al menos 4 horas.

2. Sacar el arroz de la nevera. Os recomiendo que cocinéis más arroz de la cuenta para tener siempre a mano para otros platos que os vendrá de maravilla de fondo de nevera.

3. En un bol mezclar las salsas de soja, el vino chino y la salsa de ostras. Hacedlo con ayuda de un tenedor. Añadir 4 cucharadas de agua para diluirlo, mezclar y reservar.

4. Cortar la tortilla francesa en trocitos pequeños y reservar. Hay que tener en cuenta que antes de empezar con la elaboración de la receta, todos los ingredientes tienen que estar ya troceados y listos para añadirlos en su momento al wok o la sartén. La comida oriental tiene unos tiempos de cocción muy cortos para que los alimentos conserven todas sus vitaminas, por eso para ello, tenemos que tener preparados de antemano todos los ingredientes.

5. En un wok (cuando hice esta receta no lo tenía porque estaba en casa de unos amigos, así que usé una sartén grande pero sale mucho mejor en wok, sartén o cacerola que no sea antiadherente), poner el aceite a calentar a fuego alto

6. Cuando el aceite humee, añadir las zanahorias picadas. Dar un par de vueltas y añadir el pollo (sin sal), la sal se la aprotará la salsa de soja.

7. Cuando el pollo esté casi frito, añadir la cebolleta china y el jamón cocido. Dar un par de vueltas.

8. Añadir la salsa y mezclar bien. En ese momento añadir el arroz jazmín cocido moviendo bien para que todo quede bien mezclado. Si quedara un poco seco, añadir un poco más de salsa (la misma cantidad de cada uno de los ingredientes). Para facilitar que el arroz se empape bien, es mejor añadir el arroz a la sartén en dos veces. Rectificar de sal o soja si fuera necesario. Servir inmediatamente. Permitidme un consejo: Yo prefiero servir el arroz en boles o cuencos porque resulta más fácil para comer. ¡A disfrutar!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest